Posteado por: Las noticias del océano | febrero 27, 2018

Animales marinos comparten patrones de movimiento en los océanos

Una foca de Weddell en el mar de Ross, una bahía profunda entre el océano Glacial Antártico y la Antártida  / PNAS

27 de Febrero de 2018. Investigadores han mapeado los movimientos globales de una gama de animales marinos de todo el mundo, incluidas ballenas, tiburones, aves marinas y osos polares, para comprender cómo viajan por el mar.

El análisis reveló que, a pesar de las diferencias significativas en el tamaño corporal, la forma y el modo de movimiento, los animales marinos se mueven a través del océano de manera similar.

El estudio, publicado en ‘Proceedings of the National Academy of Sciences’, fue dirigido por investigadores de la Universidad de Australia Occidental y el Instituto Australiano de Ciencias Marinas y fue el resultado de un esfuerzo de colaboración mundial de investigadores involucrados en el Programa Analítico del Movimiento de la Megafauna Marina (MMMAP, por sus siglas en inglés).

Los investigadores analizaron los datos de seguimiento por satélite de más de 2.500 animales marinos etiquetados de 50 especies, mirando su velocidad y patrones de movimiento. Algunas de las pistas se remontan a 1985. A diferencia de las especies terrestres, donde el movimiento se asocia comúnmente con el tamaño corporal, el equipo se sorprendió al descubrir que las especies marinas no relacionadas mostraban patrones de movimiento similares.

Por ejemplo, las ballenas de una tonelada muestran patrones de movimiento comparables a las aves marinas que pesan unos pocos cientos de gramos. “Hacer un seguimiento de los movimientos de los animales marinos plantea varios desafíos únicos en comparación con el trabajo en el medio terrestre –señala uno de los coautores del estudio, el profesor Michael Berumen, de la Universidad de Ciencia y Tecnología Rey Abdalá (KAUST, por sus siglas en inglés), en Arabia Saudita–. No es común que un solo estudio incluya tantas huellas de animales marinos de tantos tipos diferentes de animales, lo que nos permite hacer preguntas que trascienden los patrones de especies individuales”.

CAMBIAN LOS MOVIMIENTOS CERCA DE LA COSTA

Las diferencias encontradas en todas las especies se asociaron con el lugar en el que se movían y están potencialmente relacionadas con la forma en que utilizan diferentes hábitats marinos. El estudio también reveló que el movimiento en hábitats oceánicos era más directo (directamente hacia una ubicación clave) mientras que en los ambientes costeros el movimiento era más complejo, sugiriendo que los animales adaptaban su comportamiento cuando estaban más cerca de la costa, potencialmente en busca de alimento o para protección.

La capacidad de los animales marinos para adaptar su comportamiento a su hábitat proporciona la esperanza de que estos animales sean resistentes a un entorno marino costero que cambia rápidamente. La autora principal, Ana Sequeira, del Instituto Oceánico de la Universidad de Australia Occidental (UWA, por sus siglas en inglés), dice que era importante entender cómo adaptan los animales sus patrones de movimiento a diferentes ambientes, particularmente a medida que se producen cambios rápidos en el océano con efectos potencialmente profundos en la conservación de estas especies. “Comprender los impulsores del movimiento de los animales es crucial para ayudar a mitigar los impactos adversos de las actividades antropogénicas en la megafauna marina“, dice Sequeira.

El profesor Carlos M. Duarte, director del Centro de Investigación del Mar Rojo en KAUST y cofundador de MMMAP, agrega que “comprender las reglas básicas del movimiento animal individual, como las detectadas en este trabajo, es un primer paso importante para entender cómo pueden los animales coordinar su movimiento y ajustar su comportamiento en respuesta a las pistas ambientales y los impactos humanos”. “Esta información nos permitirá conservar mejor a los animales marinos”, apunta.

 

Ref. : A. M. M. Sequeira el al., “Convergence of marine megafauna movement patterns in coastal and open oceans,” PNAS (2018). http://www.pnas.org/cgi/doi/10.1073/pnas.1716137115

Fuente


Categorías

A %d blogueros les gusta esto: