Posteado por: Las noticias del océano | enero 23, 2018

Liberan estudiantes de la Universidad de Colima a ballena jorobada enredada en Manzanillo (México)

23 de Enero de 2018 (Juan Carlos Flores). Manzanillo, Col.- Un grupo de estudiantes de la Facultad de Ciencias Marinas de la Universidad de Colima, junto con un profesor de esa institución, liberaron a una ballena jorobada que se había enredado con un cabo y un bidón en la bahía de Manzanillo.

De acuerdo con Christian Ortega Ortiz, científico y experto en mamíferos marinos de la institución educativa, durante una prospección del Grupo Universitario de Investigación de Mamíferos Marinos (GUIMM), se avistó un par de adultos de ballena jorobada fuera de la bahía de Santiago.

Una de estas ballenas estaba atorada con un cabo y un bidón de color blanco, aparentemente solo enredado de la aleta caudal.

“Estos objetos probablemente eran de señalización de algun arte de pesca de la región”, dijo el científico.

Se avisó a las autoridades correspondientes, PROFEPA y SEMAR, y posteriormente se decidió hacer el esfuerzo de marcar al individuo con varios objetos que se atarían al cabo que tenía enredado la ballena con el fin de poderla visualizar más fácilmente, pero además para que la boya fungiera como fuerza de arrastre en sentido contrario y pudiera desenredar el cabo.

Mencionó que este procedimiento es la fase inicial que todo grupo perteneciente a la Red de Atención de Ballenas Enmalladas (RABEN) realiza en el litoral del Pacífico Mexicano, durante estas temporadas de invierno-primavera, cuando las ballenas visitan estas costas con fines de reproducción.

“El procedimiento de marcado consiste en lanzar un gran pin para recuperar el cabo enrredado en la ballena y poder agregar un cabo adicional con una boya de mayor tamaño para que ejerza fuerza sobre el cabo enrredado y lo libere”, añadió.

Se estuvo siguiendo a la ballena para corroborar su comportamiento, continuó, y que el cabo y la boya estuvieran trabajando en liberar al cabo enrredado, con el fin de evaluar la posibilidad de adicionar un cabo y una boya más, para que hicieran más fuerza liberadora, pero a los pocos minutos el cabo enrredado en al ballena se desató.

“Posteriormente se recuperó este arte de pesca y se corroboró que eran más de 30 m de cabo de nylon encerado, y un bidón de plástico de 20 litros”.

“Esta acción de conservación fue significativa, porque de haber permanecido este arte de pesca enrredado en la cola de la ballena, hubiera provocado laceraciones significativas, que incluso pudiera amputar la cola; por lo que la salud y supervivencia de este animal pudiera haber sido afectada”, manifestó.

Los participantes en la liberación fueron las estudiantes Myriam Llamas González, Andrea Cuevas Soltero, Anahí Guadalupe Martínez, Evelyn Díaz Torres, y el investigador Christian Ortega Ortiz, pertenecientes a la Facultad de Ciencias Marinas.

Fuente


Categorías

A %d blogueros les gusta esto: