Posteado por: Las noticias del océano | diciembre 31, 2015

Un raro calderón gris varado en la costa de Lorca (Murcia, España)

La veterinaria y un técnico del CRFS toman las medidas del calderón gris. FOTO: M. A. R.

La veterinaria y un técnico del CRFS toman las medidas del calderón gris. FOTO: M. A. R.

31 de Diciembre de 2015 (Miguel Ángel Ruiz). Encuentran en la el cuerpo sin vida del que está considerado como el más escaso de los delfines.

Esta que veis no es la foto con la que quería despedir el año, pero a veces te tropiezas con una noticia que te rompe los planes. Me sucedió ayer por la mañana, cuando pedaleaba por la Marina de Cope (Águilas y Lorca) pensando en qué imagen seleccionar para el último post de 2015 : una cala desierta con el agua tranquila y transparente, los restos del misterioso puerto romano o quizá las plantaciones de lechugas que llegan casi hasta el mar junto a las playas de la Galera y Cala Blanca. Hasta que me encontré, en la playa de los Hierros, con una veterinaria (Ana Cristina Miñano) y un técnico (Pedro Domingo) del Centro de Recuperación de Fauna Silvestre de El Valle tomando los datos de un calderón gris varado en la orilla. Un varamiento poco habitual porque el calderón gris está considerado el delfín más escaso.

Entre tortugas y cetáceos, el de este calderón gris es el varamiento número cuarenta (aproximadamente) que documentan este año en la Región de Murcia los técnicos del CFRS. Cuando tienes la oportunidad de contemplar cómo se realiza uno de estos protocolos te das cuenta de la importancia de contar con centros de referencia y con profesionales cualificados que hagan un seguimiento de nuestra fauna ; desde levantar el cadáver de un mamífero marino y practicarle la necropsia a gestionar el marrón de las tortugas moras o devolver a la naturaleza una rapaz tiroteada.

El calderón gris, de unos dos metros, llevaba un par días en la playa ; seguramente lo depositaron sobre la arena las mismas personas que dieron el aviso el miércoles a última hora de la tarde. Su posición, en perpendicular a la orilla, hace muy difícil concluir que lo sacase el mar, y más teniendo en cuenta que el agua ha estado en calma durante la última semana.

El varamiento de un calderón gris es poco frecuente, pero no tanto como el del zifio de Cuvier encontrado el mes pasado en La Manga, de casi cuatro metros y setecientos kilos; un ejemplar perteneciente a una de las familias más desconocidas porque se sabe muy poco tanto de sus hábitos como del tamaño de sus poblaciones. Sobre las andanzas en aguas de Murcia y Almería de los delfines comunes, mulares y listados, de los calderones comunes y grises y de sus ‘primos’ mayores (rorcuales y cachalotes) hay cada vez más información gracias al seguimiento que realiza la Asociación de Naturalistas del Sureste (ANSE) con el apoyo de la Fundación Biodiversidad (Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente).

Fuente


Categorías

A %d blogueros les gusta esto: