Posteado por: Las noticias del océano | julio 20, 2015

El pez mota que venden es ‘capaz’… de matar delfines rosados en Amazonas y tiene mercurio

pez_mota20 de Julio de 2015. La pesca masiva de esta especie usa delfines muertos o residuos de otros animales para captar toneladas y venderlos en mercados del país.

Desde el 2010, el biólogo Fernando Trujillo ha denunciado la matanza de delfines rosados en la región amazónica como técnica de captación de un pez que sustituyó el bagre del Magdalena. El ícono de la región se convirtió en la carnada de los pescadores quienes, en jaulas sumergen fragmentos de delfines muertos para atraer toneladas de pez mota.

Luego de pesca, los pescadores deben sacar las vísceras de los mota y limpiarlos para que el pez no se descomponga, esto en menos de 30 minutos. El negocio de la venta del pez mota se volvió masivo y rápidamente llenó las neveras de los principales mercados del país, así lo relata el programa Los Informantes.

Desde que la tendencia al consumo del pez mota incrementó, la extinción del delfín rosado se acelera. En el último año murieron 1.500 delfines de los 3 mil que aún sobreviven en la región.

Los pescadores colombianos aprendieron la técnica de los brasileros que volvieron tendencia la matanza de animales. En ese país, un delfín sin vida puede costar alrededor de 50 mil pesos colombianos.

Dinero que no se comparan con las ganancias que obtiene la amazonía por cada ejemplar vivo que logra mover recursos que superan los 20 mil dólares al año en la región ; a pesar de ello, la caza ilegal de esta especie está ganando la pelea, asegura Trujillo.

Además del deterioro biológico que produce el pez mota, el riesgo mayor que hay es el nivel de toxicología que contiene este animal al consumo humano. El mercurio puede afectar los tejidos del sistema nervioso del ser humano y afectar el desarrollo neurológico de niños y adultos, puntualiza la bióloga.

Las investigaciones de Trujillo y Caballero forzaron a que el INVIMA revisara la denuncia que señalaba altos niveles de mercurio en la carne del pez mota y lograron hacer que la institución recomienda su no consumo.

A pesar de esto, los colombianos no solo venden el pescado sino lo consumen en gran cantidad. Después del comunicado del INVIMA, los mercados locales de Leticia se negaron a comercializar el pez porque saben que estos peces son carroñeros, así lo envidenció el programa al notar que los pescadores no vendían sus toneladas en la región, se dirigía directamente a centros de acopio de ciudades como Bogotá.

Por ejemplo, en la plaza de las Flores de Corabastos (Bogotá) la libra de mota puede llegar a costar menos de 5 mil pesos. El bajo costo incentiva el consumo y posiciona ese producto como una especie que prima en el mercado.

El 90% de los casos lo que nos venden como vendía como capaz era mota”, asegura Susana Caballero, bióloga de la Universidad de los Andes.

Las denuncias de los biólogos tuvieron eco en Brasil, donde su comercialización se prohibió. Sin embargo, en el país la caza y su venta sigue siendo legal y debido a esto cada vez más grandes volúmenes de mota de contrabando que dejó de venderse en Brasil para entrar al mercado nacional, agrega el programa.

Fuente


Categorías

A %d blogueros les gusta esto: