Posteado por: Las noticias del océano | junio 3, 2015

Expedición busca establecer la causa de muerte masiva de ballenas (Chile)

varamiento-masivo-ballenas-Golfo-de-Penas23 de Junio de 2015 (Javier Verdero). El 7 de mayo Sernapesca reportó el hallazgo de al menos 15 ejemplares de ballena SEI varadas en el Golfo de Penas en el litoral norte de Aysén, un hecho poco común por la cantidad de ejemplares y que planteaba un desafío para la investigación de las causas de este extraño suceso.Según el Registro de Sernapesca unos 6 ejemplares varan anualmente en los 6 mil kilómetros de borde Costero Nacional por lo que el hallazgo realizado por los investigadores extranjeros del Centro Científico Huinay planteaba grandes interrogantes sobre el que ya ha comenzado a ser nombrado como un gran Cementerio de Ballenas.

Todo el mundo se pregunta las causas, no solo los científicos dedicados al estudio de los grandes mamíferos marinos sino también el Estado que a través del Ministerio Público cumple con el deber de analizar de acuerdo a los hechos y a los antecedentes entregados por los expertos si en esta muerte masiva de cetáceos puede relacionarse con la intervención de la mano del hombre.

Es justamente por esta razón que se le encomendó la misión a la Brigada de Investigación de Delitos Contra el Medio Ambiente de la PDI encabezar la investigación policial que permita descartar o confirmar la intervención humana en la muerte de los ejemplares, labor que por lo complejo del acceso al lugar implicaba desde un primer momento realizar la coordinación multisectorial para lograr iniciar la investigación.

Fueron casi 20 días de espera hasta que a mediados de la semana pasada el buque PSG Ortiz de la V Zona Naval de Puerto Montt recaló en Puerto Chacabuco. A bordo viajaban desde distintos puntos del país científicos pertenecientes a Universidades y prestigiosas ONG`s, también veterinarios de Sernapesca. En esta última parada o se embarcaba el personal de la Policía de Investigaciones.

Tras 24 horas de viaje lograron llegar hasta un punto cercano al lugar del hallazgo, desde ahí era necesario embarcar en dos botes zodiac para lograr detectar los puntos donde se encontraban las ballenas.

En total y muy por sobre lo que se esperaba, se detectaron y georeferenciaron 39 puntos de varamiento en los recorridos realizados por Caleta Buena y el estero Slight lo que hablaría de un número cercano de especímenes muertos en este sector del Golfo de Penas.

“En un principio se había hablado de 16 a 18 ballenas y nosotros al llegar marcamos 39 puntos georeferenciados. Los especímenes se encontraban con distintos grados de descomposición había esqueletos, cráneos, ballenas con tejido corporal en descomposición pero que de todas maneras nos permite realizar los análisis que necesitamos”, cuenta el Subcomisario Francisco Cuevas de la Bidema. Esto podría hablar de distintos varamientos ocurridos en distintos momentos en el sector aunque para conocer la data de muerte de cada uno de los ejemplares es necesario esperar los resultados de los análisis a las muestras tomadas en terreno.

“Se tomaron muestras de tejidos, muestra de contenido estomacal, contenido fecal, muestras de las barbas, como también muestras óseas, principalmente de los huesos del oído de las ballenas”.

Si bien aún no se puede confirmar que todas las ballenas correspondan a la misma especie (Ballena SEI, Balaenoptera borealis schleglii) la cantidad de ejemplares preocupa, más aún considerando que la población total actual de Rorcual SEI se estima cercana a las 15 mil en todo el mundo y desde hace décadas es una especie internacionalmente protegida luego que en el siglo XX la industria ballenera exterminara a unos 200 mil ejemplares.

“Todavía no estamos en condiciones de determinar eso y será uno de los resultados que arrojarán los peritajes, porque habían ballenas de distintas dimensiones, en distintos estados de descomposición, habían algunas que eran solo huesos. Una de las tareas de los peritajes es determinar las edades de los restos, las datas de muerte y las especies de las que se trata”, comentó el Subcomisario Francisco Cuevas de la Bidema agregando que también son necesarios los análisis que se desarrollarán durante estas semanas para enfrentar el peor de los escenarios posibles y que es donde se ajusta la investigación realizada por la Policía de Investigaciones, descartar o comprobar la participación humana en estos decesos.

“Nosotros buscamos siempre la participación de terceras personas, tenemos que determinar si hay algún hidrocarburo o un elemento contaminante, por eso también se tomaron muestras de los huesos timpánicos porque si hay alguna contusión o trauma podríamos confirmar la participación de terceras personas”.

Esta fue justamente una de las recomendaciones entregadas por el equipo de científicos al personal de la PDI ya que según el conocimiento de los cetáceos se ha logrado establecer cierta relación entre la presencia de trauma auditivo con la intervención humana en la muerte de estos tipos de mamíferos marinos.

Eso sí, hay que ser claros, que de manera preliminar las observaciones visuales realizadas a los especímenes encontrados no delata la intervención humana. No se ven en los cuerpos lesiones atribuibles a la acción de redes o heridas que pudiesen corresponder a arpones, aunque aún es apresurado descartar por completo esta hipótesis.

Dentro del mundo científico la teoría que más aúna posiciones es la de la contaminación por marea roja, de manera que exámenes toxicológicos permitirán confirmar o descartar que esta toxina sea la responsable de esta masiva muerte de ballenas.

En dos semanas más el equipo multidisciplinario a cargo de la investigación de este suceso que impacta a una de las poblaciones de fauna marina con mayor riesgo en el planeta se volverá a reunir esperando tener a esa altura una mayor claridad sobre el origen de este cementerio natural de ballenas y determinar los pasos que se seguirán para intentar dar con las causas de este lamentable hecho.

Fuente


Categorías

A %d blogueros les gusta esto: