Posteado por: Las noticias del océano | marzo 17, 2015

La pesca, otro peligro para los cetáceos

marsopa-enredadaMartes 17 de Marzo de 2015. Las redes y otros métodos pesqueros perturban el hábitat en el que se encuentran estos animales.

Según las estadísticas de la FAO (Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura), en 2010 el número de pescadores era de 54,8 millones, por lo tanto, el potencial de causar daño en espacios marinos y los animales como los cetáceos es inmenso.

Según la evaluación que hizo el Acta de Protección de Mamíferos Marinos de los EE. UU., entre los años 1990 y 1999 se afectó, con actividades pesqueras, a 6.215 especies: el 84% de cetáceos, de los cuales el 98% fueron capturados en redes de enmalle.

Otros animales marinos como tiburones, tortugas, aves, focas, delfines, ballenas y peces, que no son de la especie buscada en ese momento, son heridos o capturados en lo que se denomina ‘captura accidental’. Estos ejemplares muertos o agonizando se tiran por la borda.

Redes fantasma

Según World Animal Protection, cada año se desechan intencionadamente o se pierden unas 640.000 toneladas de equipos de pesca (redes, líneas, cuerdas, boyas…) en los océanos. Parte de este material termina en las playas y la costa, pero mucho permanece flotando en el agua donde pueden permanecer sin descomponerse hasta 600 años.

Esta basura, llamada ‘redes fantasma’, se convierte en trampas donde pueden quedar atrapados miles de animales marinos que quedan heridos porque los hilos se enredan en el cuello o extremidades que incluso les causan la muerte por ahogo, decapitaciones, amputaciones o inanición. En el caso de las aves marinas, les impiden volar, anidar o incluso bucear en búsqueda de comida.

Focas y otros animales curiosos pueden enredarse jugando con las redes.

Ballenas, delfines y marsopas de todos los tamaños también pueden enredarse en estas artes de pesca y morir, a menudo en las cuerdas atadas a jaulas en el fondo marino para la captura de langostas y cangrejos.

La pesca

Muchos métodos de pesca de atún han causado que un gran número de delfines mueran ahogados o heridos en sus redes. Se sabe que los atunes yellowfin (los más grandes y más rentables) nadan (por alguna razón que aún se desconoce) bajo las manadas de delfines. Entonces los pescadores acorralan y rodean a los delfines en la superficie para capturar sus presas, los atunes.

Más de 7 millones de delfines han muerto en los últimos 50 años debido a este método de pesca y flotas pesqueras de México, Venezuela, Colombia y El Salvador siguen utilizando esta técnica mortal.

Fuente


Categorías

A %d blogueros les gusta esto: