Posteado por: Las noticias del océano | marzo 11, 2015

La estrategia del pulpo antártico para sobrevivir en aguas gélidas

Un ejemplar de pulpo antártico TOMAS LUNDÄLV

Un ejemplar de pulpo antártico TOMAS LUNDÄLV

11 de Marzo de 2015.

  • La hemocianina presente en su sangre experimenta cambios para mejorar el suministro de oxígeno cuando está expuesto a temperaturas bajo cero
  • Esta capacidad le permite aguantar mejor los cambios en el clima que otras especies de pulpo y podría ayudarle a adaptarse mejor al calentamiento global

Los pulpos tienen tres corazones y sangre azul. Ese color se debe a que en lugar de utilizar la molécula hemoglobina para transportar la sangre oxigenada por su cuerpo, emplean hemocianina, una molécula que, en vez de hierro, contiene cobre. Esta proteína también está presente en la sangre de otros moluscos, en crustáceos y arácnidos para transportar el oxígeno.

Por lo que respecta al trío de corazones de los octópodos, dos bombean sangre sin oxígeno a las branquias, mientras que el tercero se encarga de repartir la sangre con oxígeno por su anatomía. No sorprende, pues, que el sistema circulatorio y respiratorio de estos moluscos cefalópodo haya fascinado y despertado el interés de los científicos, que ahora han descrito en una especie concreta de pulpo otro interesante mecanismo.

Un equipo de investigadores del Instituto Alfred-Wegener, en Alemania, quería comprender qué procesos lleva a cabo el organismo del pulpo antártico (Pareledone charcoti) para sobrevivir en las gélidas aguas en las que vive. Ya se sabía que era gracias a su sangre azul, pero ahora han descubierto que este pulpo utiliza una estrategia única para transportar el oxígeno por su sangre que le permite aguantar mejor que otras especies de octópodos los cambios de temperatura. Los detalles de este proceso se publican esta semana en la revista Frontiers in Zoology.

En el inhóspito Océano Antártico, recuerdan los científicos, vive una rica y variada fauna. Sus frías aguas contienen grandes cantidades de oxígeno disuelto que ayudan a las especies animales a compensar las dificultades que encuentran sus organismos para transportar oxígeno a sus tejidos cuando hace tanto frío. Pero hay organismos mejor adaptados que otros para sobrevivir en estos climas extremos.

Los autores, liderados por Michael Oellermann, sostienen que su estudio es el primero que ofrece pruebas claras de que el pigmento azul hemocianina presente en la sangre del pulpo antártico experimenta cambios funcionales para mejorar el suministro de oxígeno cuando el animal está expuesto a temperaturas bajo cero.

“La hemocianina es probablemente el segundo pigmento de sangre más frecuente en el reino animal, y es también muy antiguo”, señala a EL MUNDO Michael Oellermann.

La respuesta del cuerpo del pulpo antártico, señala, es distinta y más eficiente que la de otros animales acuáticos que viven en este ambiente extremo, como algunos peces antárticos. Y también es mejor que la de otras especies de pulpo.

En concreto, los investigadores compararon los sistemas del antárticoPareledone charcoti con dos especies que habitan zonas más cálidas, elOctopus pallidus, que vive en el sureste de Australia, y el mediterráneoEledone moschata.

De las tres especies de pulpo analizadas en esta investigación, el antártico presentó la mayor concentración de hemocianina (al menos un 40% más). La cantidad de esta proteína en su sangre es también la más alta que se ha encontrado en cualquier especie de pulpo estudiada.

Según los científicos, la alta concentración de este pigmento se vería compensada por la escasa capacidad de la hemocianina para llevar oxígeno a los tejidos en ambientes muy fríos, y por tanto, podría ayudar a garantizar un suministro de oxígeno suficiente para garantizar un buen funcionamiento de su organismo cuando está en esas gélidas aguas.

Mejor a 10ºC que a 0ºC

El estudio también mostró que el sistema de transporte de oxígeno del pulpo antártico era más eficiente cuando el animal estaba expuesto a temperaturas de 10ºC que a 0ºC, y comprobaron que podía transportar más oxígeno que las otras dos especies, habituadas a vivir en climas más cálidos. Según apuntan los científicos, esta habilidad podría hacer que el antártico se adapte mejor que otros pulpos al cambio climático, pues le permite sobrevivir tanto en aguas muy frías como más cálidas.

Esta gran capacidad de adaptación, añaden, podría ser una de las claves que expliquen lo abundantes que son los pulpos antárticos pues, además de vivir en aguas muy frías, han sido divisados en otros ecosistemas más cálidos.

¿Son más longevos que otras especies? “Se desconoce cuánto viven los pulpos antárticos debido a que es muy difícil monitorizarlos en su hábitat durante largos periodos. Sin embargo, un reciente estudio demostró que los octópodos que viven en la profundidad del océano batían todos los récords de incubación. La especie Graneledone boreopacifica cuidaba de sus huevos a 1.400 metros de profundidad durante 4,5 años. Esto se debe, principalmente, a que las bajas temperaturas (aproximadamente 4ºC a esa profundidad) ralentizan el metabolismo y otras funciones corporales, lo que sugiere que el pulpo antártico que vive en aguas muy frías también podría incubar sus huevos durante largos periodos y vivir durante mucho tiempo también. Los pulpos del Mar Mediterráneo, más cálido, normalmente viven un máximo de dos años”, relata el científico.

Ref. : Blue blood on ice : modulated blood oxygen transport facilitates cold compensation and eurythermy in an Antarctic octopod. Oellermann et al. 11 March 2015. Frontiers in Zoology 2015, 12:6  doi:10.1186/s12983-015-0097-x

Fuente


Categorías

A %d blogueros les gusta esto: