Posteado por: Las noticias del océano | enero 5, 2015

Delfines del mar Caribe con altos niveles de mercurio

Crédito de la imagen: Robert L. Pitman - NOAA Fisheries

Crédito de la imagen: Robert L. Pitman – NOAA Fisheries

5 de Enero de 2015. En la isla caribeña de San Vicente, en las Antillas Menores, la caza de delfines para consumo humano no está vedada ni penalizada. Entre 64 y 55 por ciento de la población incluye en su dieta carne de delfines.

Pero un estudio publicado en la revista Marine Pollution Bulletin (15 de diciembre), advierte que esta práctica sería altamente riesgosa para la salud, en especial para mujeres en edad fértil.

Ello debido a la presencia de altos niveles de mercurio y de uno de sus derivados más tóxicos, el metilmercurio, en la carne de estos animales, según el análisis de casi 80 muestras de músculo y grasa de dos especies : el delfín de pico largo (Stenella longirostris) y el delfín manchado del Atlántico (Stenella frontalis).

Los niveles de mercurio y metilmercurio aumentarían entre cuatro y siete veces en las carnes preparadas, pues para procesarlas se secan al sol, lo que elimina la humedad del tejido y favorece la concentración de contaminantes.   Según la Organización Mundial de la Salud, la exposición al mercurio es peligrosa para el desarrollo neurológico durante la gestación. En los adultos suele afectar los riñones y el sistema inmunológico.

“Lo más importante de nuestros hallazgos es, a mi juicio, que las naciones industrializadas están contaminando el ambiente al punto de poner en riesgo la pesquería de subsistencia de un pequeño país caribeño como San Vicente, cuyos pescadores y cazadores de delfines terminan alimentándose con especies altamente contaminadas”, dice a SciDev.Net el geógrafo Russell Fielding, autor del trabajo y profesor de Estudios Ambientales en la Universidad del Sur, en Sewanee, Estados Unidos.

El mercurio que envenena el agua se bioacumula en especies acuáticas como los delfines, que a lo largo de su vida almacenan contaminantes propios de las áreas en las que se desplazan y de las presas que consumen, señala el estudio.

Con anterioridad, diversos autores habían establecido una relación directa entre el consumo de mamíferos acuáticos y el riesgo para la salud derivado de la contaminación con mercurio. Pero esos estudios se hicieron en zonas polares, subpolares y templadas, y no precisaban la contaminación con mercurio de cetáceos en aguas tropicales.

La bióloga Alejandra Volpedo, vicedirectora del Instituto de Investigaciones en Producción Animal de la Universidad de Buenos Aires, que no participó en la investigación, opina que el consumo de especies tope como los mamíferos marinos no solo es inadecuado desde la perspectiva de la conservación, sino que constituye un riesgo para la salud pública.

“Debería replantearse el consumo de especies pelágicas-nadadoras migratorias como los mamíferos marinos, los atunes o los tiburones”, dice Volpedo.   Añade que, a nivel global, resulta fundamental el control de contaminantes en los ambientes marinos, y el control y certificación de alimentos.

Citación : Mercury in Caribbean dolphins (Stenella longirostris and Stenella frontalis) caught for human consumption off St. Vincent, West Indies. Fielding and Evans. Volume 89, Issues 1–2, 15 December 2014, Pages 30–34. doi:10.1016/j.marpolbul.2014.10.040

Fuente


Categorías

A %d blogueros les gusta esto: