Posteado por: Las noticias del océano | diciembre 18, 2014

Los machos de ballena jorobada “cantan” para pedir comida

Una ballena jorobada salta en la superficie del Océano Pacífico en el parque natural Uramba Bahía Málaga en Colombia, el 16 de julio de 2013. (Luis Robayo / AFP / Getty Images)

Una ballena jorobada salta en la superficie del Océano Pacífico en el parque natural Uramba Bahía Málaga en Colombia, el 16 de julio de 2013. (Luis Robayo / AFP / Getty Images)

18 de Diciembre de 2014. Las ballenas jorobadas tienen sus trucos cuando necesitan encontrar un piscolabis en el fondo del océano, incluso en medio de la total oscuridad. ¿ Cómo consiguen localizar la comida en plena noche, cuando no hay una pizca de luz ? Esto sigue siendo un misterio para la ciencia, pero un equipo de biólogos lleva tiempo estudiando sus hábitos de alimentación y empiezan a esclarecer el enigma.

Susan Parks, profesora de biología en la Facultad de Artes y Ciencias de la Universidad de Syracuse, en colaboración con un equipo de investigadores, ha liderado este proyecto, y pone el énfasis en la importancia de las señales acústicas que emiten estas criaturas mientras buscan sus presas en el mar profundo.

Según su artículo, titulado Evidence for acoustic communication among bottom foraging humpback whales (“Pruebas de comunicación acústica en las ballenas jorobadas que buscan alimento a gran profundidad”), y publicado en Scientific Reportsestos cetáceos son conocidos por colaborar con otros para acorralar a las presas cerca de la superficie, pero el nuevo estudio revela que también podrían cooperar para cazar cuando se alimentan de presas que viven a mayores profundidades o incluso en el lecho oceánico.

Parks y su equipo han llevado a cabo sus investigaciones junto a las costas de Massachusetts. Para seguir a las ballenas se valieron de localizadores submarinos especiales, capaces de detectar y grabar las señales acústicas relacionadas con los intentos exitosos de búsqueda de alimento en el suelo marino. Los resultados revelaron que los machos emiten un sonido parecido a “tic-toc” cuando cazan juntos en la oscuridad, pero permanecen en silencio cuando merodean solos.

Su menú preferido son los peces que se mueven en el entorno arenoso del lecho oceánico, del tipo de las anguilas, que son capaces de enterrarse en la arena para ocultarse. Según Parks, los rugidos vocales de los machos de ballena jorobada podrían servir para remover esa arena y sacar a los peces del escondite para comérselos. También podrían funcionar para avisar a otras ballenas de las cercanías de que la cena está a punto.

Fuente


Categorías

A %d blogueros les gusta esto: