Posteado por: Las noticias del océano | noviembre 5, 2014

El primer reptil marino anfibio

Los restos fosilizados de 'Cartorhynchus lenticarpus' se conservan en el Museo Geológico Anhui. RYOSUKE MOTANI

Los restos fosilizados de ‘Cartorhynchus lenticarpus’ se conservan en el Museo Geológico Anhui. RYOSUKE MOTANI

5 de Noviembre de 2014 (Teresa Guerrero).

  • Encuentran el fósil de un ictiosaurio (un reptil marino parecido al delfín) con características que sugieren que podía desplazarse también por superficies terrestres
  • El animal vivió hace 248 millones de años en el territorio que hoy es China

Los ictiosaurios eran reptiles marinos cuyo aspecto recordaba a los delfines y a algunos peces actuales. Vivieron en la época de los dinosaurios, hace unos 250 millones de años. Los científicos creen que estos animales eran originalmente reptiles terrestres, pero fueron evolucionando hasta convertirse en acuáticos. Hasta ahora, sin embargo, no habían encontrado ningún fósil que mostrara esa transición de la tierra al mar.

Los primeros restos de un ictiosaurio anfibio han sido desenterrados en China. Se trata del fósil de un reptil marino que cuenta con ciertas características que, según los paleontólogos, le debían permitir también desplazarse por superficies terrestres.

Esta nueva especie, cuyas características se describen esta semana en la revista Nature, ha sido bautizada como Cartorhynchus lenticarpus. Su hallazgo, subrayan, rellena un hueco en el árbol evolutivo de los ictiosaurios. El descubrimiento se produjo en 2011 en Chaohu, en la provincia de Anhui (China), en cuyo Museo Geológico se conserva el fósil. Además de este animal se desenterraron esqueletos de ictiosaurios y sauropterigios primitivos, peces y otros fósiles.

En el registro fósil no había ningún resto de animal intermedio entre estos ictiosaurios y los reptiles terrestres de los que habrían evolucionado. “Antes de este hallazgo todos los fósiles de ictiosaurios mostraban animales marinos que habían aparecido de repente en los mares del Triásico. Por ello, había un gran salto entre esas criaturas marinas y sus ancestros. No había información o pruebas que nos ayudaran a vincularlos con animales terrestres, Ahora tenemos este fósil que muestra esa transición”, asegura Ryousike Motani, investigador de la Universidad de California y autor principal del artículo. Según detalla a EL MUNDO, “el fósil se encuentra en buen estado de conservación y está casi completo, sólo falta parte de la cola”.

 

La evolución

Los ictiosaurios eran animales exclusivamente acuáticos, pero no siempre lo fueron. Sus patas habrían evolucionado hasta convertirse en aletas y su cuerpo debió ir transformándose hasta adquirir un aspecto que recuerda a los delfines modernos. Tenían un morro alargado. A diferencia de los ictiosaurios, el nuevo animal hallado tiene un hocico corto, como los reptiles terrestres, que le ayudaría a succionar comida. “No sabemos exactamente qué comía, posiblemente conodontos [ya extintos] y gusanos”, afirma el investigador.

“Es un grupo muy diverso. El tamaño de los ictiosaurios oscilaba entre menos de un metro y más de 20 metros. Controlaban el ecosistema marino y ejercían una gran influencia en otros animales marinos del Mesozoico”, añade Ryousike Motani a través de un correo electrónico.

Otra diferencia con los ictiosaurios totalmente adaptados a la vida marina es que este individuo tenía aletas inusualmente grandes y flexibles: “Probablemente era un animal anfibio. Nadaba en el mar y podía regresar a tierra, donde se movería lentamente con ayuda de sus aletas, como las focas actuales”, compara Motani. También contaba con articulaciones flexibles en la zona de la muñeca, esenciales para trepar por tierra, según los científicos.

Sus huesos, añaden los paleontólogos, son más gruesos que los de los ictiosaurios conocidos.

Vivió hace 248 millones de años

Según precisan en su estudio, el fósil tiene 248 millones de antigüedad y pertenece al periodo Triásico.

Por lo que respecta a su tamaño, calculan que medía 40 centímetros de longitud, lo que lo convierte en el ictiosaurio más pequeño encontrado hasta ahora. Los paleontólogos creen que se trata de un ejemplar adulto y no un espécimen más joven de una especie ya conocida.

Sin embargo, admiten que no pueden descartar por completo la posibilidad de que fuera un individuo que todavía no había alcanzado la madurez, dado que no cuentan con otros individuos para compararlo.

Reponerse a una gran extinción

Por otro lado y más allá del estudio de la evolución de los ictiosaurios, el hallazgo de este animal les va a ayudar a investigar cómo las poblaciones se recuperan tras una extinción masiva.

Hace 252 millones de años tuvo lugar la que se cree que fue la mayor extinción masiva que ha ocurrido en la historia de la Tierra y que se ha vinculado a un cambio climático. Por tanto Cartorhynchus lenticarpushabría vivido sólo cuatro millones de años después de ese acontecimiento catastrófico. Los científicos siempre se han preguntado cuánto tiempo tardan en recuperarse las diversas especies animales y plantas tras un episodio como ese. Y este reptil anfibio, señalan, debió surgir durante esa recuperación.

Por lo que respcta a los ictiosaurios, se cree que se extinguieron hace unos 95 millones de años, cuando fueron reemplazados por los plesiosaurios, depredadores acuáticos dominantes durante el el Cretácico.

Reconstrucción del posible aspecto de 'Cartorhynchus lenticarpus'. STEFANO BROCCOLI

Reconstrucción del posible aspecto de ‘Cartorhynchus lenticarpus’. STEFANO BROCCOLI

Fuente


Categorías

A %d blogueros les gusta esto: