Posteado por: Las noticias del océano | agosto 29, 2014

Hallan un hueso de ballena prehistórica en Miramar (Argentina)

hueso-fosil-ballena-Miramar-ArgentinaViernes 29 de Agosto de 2014. Debido a las intensas lluvias de los días pasados los arroyos de la zona tuvieron una crecida inusitada de sus caudales. Tal como ocurre en estos casos la erosión desentierra objetos que no se sabía que estaban ahí. Gracias a los vecinos Sebastián y Fernando Nazar y a “Cacho” Cuadrado que dieron aviso a Daniel Boh, Director del Museo Municipal “Punta Hermengo” de Miramar es posible apreciar un nuevo espécimen  en el sector dedicado a fauna marina prehistórica de la institución. Se trata de un enorme húmero de ballena de unos 7.000 años de antigüedad  hallado en la playa en inmediaciones del arroyo La Totora, a unos 6 km al sur de Miramar.

El mismo fue desprendido por la fuerza del agua y arrastrado a la costa por la gran correntada en el mismo curso de agua.

El hallazgo de restos marinos en los barros de los arroyos no es algo raro ya que hace unos 7.000 años el clima era más cálido que el actual y el nivel del mar estaba un metro más alto. Si bien la costa estaba más retirada en esos tiempos, las altas mareas o tormentas arrastraban los seres u objetos que flotaban, así quedaban depositados lejos de la costa y eran lentamente tapados por los sedimentos de los normalmente tranquilos arroyos de la región.

Si bien es claro que se trata de un hueso de ballena, se está determinando a cuál especie pertenece y es muy probable que se trate de una gigantesca Ballena Franca Austral (Eubalaena australis). Ya que el mismo Museo posee el esqueleto completo de esta especie se comparó el tamaño del hueso moderno que mide 45 cm de largo para un ejemplar de 12 metros, mientras que el ejemplar hallado tiene unos 80 cm. Lo que nos indicaría que el animal tendría más 20 metros de largo y unas 90 toneladas de peso.

Nuestra región tiene una larga historia vinculada a las ballenas, ya que en 1898 apareció una Ballena Azul de 29 m de largo (uno de los récords mundiales) que se halla en el Museo de La Plata y en 1925 apareció otra que actualmente se exhibe en el Museo de Ciencias de Buenos Aires, además de los ejemplares que posee el museo local. El estudio de estos restos hacen posible  comprender también los cambios en el medio ambiente y su influencia en los seres vivos y el relieve de nuestros paisajes.

Fuente


Categorías

A %d blogueros les gusta esto: