Posteado por: Las noticias del océano | julio 23, 2014

España protege al fin sus joyas marinas

Un grupo de cardenales en los fondos del Canal de Menorca, en Islas Baleares.  CARLOS SUÁREZ / OCEANA

Un grupo de cardenales en los fondos del Canal de Menorca, en Islas Baleares.  CARLOS SUÁREZ / OCEANA

23 de Julio de 2014 (Miguel G. Corral). España tenía una cuenta pendiente con la protección de los mares. Desde que se produjo su entrada en la entonces Comunidad Económica Europea -hoy Unión Europea- en el año 1986, la directiva de aves aprobada por el ejecutivo comunitario en 1979 obligaba a nuestro país a preservar aquellos espacios naturales que mayor importancia tienen para la conservación de estos animales tanto en tierra como en las áreas marinas.

Tras un largo litigio de más de 10 años y una sentencia en contra del Tribunal de Estrasburgo por designar un número insuficiente de estos espacios tierra adentro, España terminó adoptando un número considerable de Zonas de Especial Protección para las Aves (Zepa). Aunque sólo suponían alrededor del 40% de las áreas que contemplaba el inventario realizado por SEO BirdLife en 1998 y que la Comisión Europea utilizó como referencia en su condena a España, Europa consideró que eran suficientes y dio por buena la declaración. Pero aún faltaban las áreas marinas.

Han hecho falta casi 30 años para cumplir los compromisos adquiridos en el momento de entrar en la Unión Europea, pero España ya ha protegido las áreas de importancia para las aves también en el mar. El Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente (Magrama) ha declarado recientemente 39 Zepas marinas en aguas territoriales españolas.

Al contrario de lo que sucedió con las áreas terrestres que tuvieron que ser aprobadas tras una sentencia contraria del tribunal europeo, en este caso la lista procede de un trabajo llevado a cabo por la Sociedad Española de Ornitología (SEO BirdLife) gracias a un proyecto europeo LIFE en el que el propio Ministerio de Medio Ambiente participaba como cofinanciador. El inventario realizado por la organización conservacionista identificaba todas las áreas marinas importantes para la preservación de las especies aviares. Y, de las 41 zonas incluidas por SEO BirdLife, se han protegido 39. De las restantes, una es Chafarinas, cuyas aguas pertenecen a Marruecos aunque el territorio es español, por lo que el Gobierno no puede declarar la protección de esa zona. La otra es el Estrecho de Gibraltar, donde los problemas territoriales con Reino Unido y los intereses militares y navales nacionales e internacionales han dificultado la declaración.

«El problema de Gibraltar es que tiene millones de problemas», dice Juan Carlos Atienza, director de Conservación de SEO BirdLife. «Pero se han protegido tal cual la práctica totalidad de las áreas señaladas por nuestro inventario», reconoce Atienza.

En total, en términos de superficie las zonas protegidas rondan los 50.000 kilómetros cuadrados, equivalente a la extensión de la Comunidad Autónomas de Aragón o al 10% del territorio nacional. Lo que significa multiplicar por 20 el espacio protegido existente. Estas áreas no sólo incrementarán la Red Natura 2000 europea, sino que también se sumarán para alcanzar los compromisos del Convenio sobre la Diversidad Biológica de Naciones Unidas que contempla que cada país debe proteger al menos el 10% de sus áreas marinas.

Además, este mismo lunes el Gobierno aprobó también la protección de otros cuatro espacios marinos, en este caso bajo la figura de protección de Lugares de Importancia Comunitaria (LIC), identificados por otro programa europeo LIFE llamado Indemares. Este proyecto, coordinado por la Fundación Biodiversidad y en el que han participado junto al Ministerio organizaciones como Oceana, el Instituto Español de Oceanografía o SEO BirdLife, entre otros, ha identificado 10 áreas, de las cuales se acaban de proteger cuatro.

«El compromiso del Ministerio es que se aprueben las otras seis antes del 31 de diciembre de 2014», asegura a EL MUNDO Pablo Saavedra, director general de Sostenibilidad de la Costa y del Mar del Magrama. «Antes sólo estaba protegido el 0,5% del millón de kilómetros cuadrados de áreas marinas que tiene España, con estas 39 nuevas zepas y cuando terminemos de aprobar las zonas señaladas por Indemares habremos protegido el 8%», explica Saavedra, quien añade que se han comprometido a alcanzar el 10% antes de 2020 en virtud del Convenio de Barcelona de protección de la región costera del Mediterráneo.

De las 39 zepas, ocho se localizan en la demarcación marina Noratlántica, tres en la Sudatlántica, otras tres en la del Estrecho y Alborán, 14 en la demarcación marina Levantino-Balear, y 11 en la Canaria. Mientras que los cuatro nuevos Lic corresponden al sistema de cañones submarinos occidentales del golfo de León, el canal de Menorca, los volcanes de fango del golfo de Cádiz y el Banco de Galicia.

La decisión del Gobierno ha sido aplaudida por organizaciones ecologistas y conservacionistas como Oceana. La propia directora de SEO BirdLife, Asunción Ruiz, aseguró en un comunicado de la organización emitido el día de la aprobación de las zepas que España «se sitúa a la cabeza de Europa en el proceso de designación de estos espacios marinos protegidos».

Nuevas especies         

Además de identificar las áreas marinas de interés, el proyecto LIFE Indemares también ha permitido realizar algunos hallazgos interesantes para la ciencia. Un equipo del Instituto Español de Oceanografía a bordo del buque Miguel Oliver encontró a 1.720 metros de profundidad en el Banco de Galicia -uno de las nuevos LIC recién propuestos- una nueva especie de molusco gasterópodo -como los caracoles- bautizada por sus descubridores como Aforia serranoi. El único ejemplar de esta especie hallado tiene una concha de tamaño relativamente grande, de unos 34 milímetros de longitud. Según los expertos, es poco frecuente el hallazgo de nuevas especies de gasterópodos de este tamaño, incluso en zonas tan profundas. La descripción de la nueva especie ha sido publicada recientemente en la revista de la Sociedad Española de Malacología Iberus. La denominación de la nueva especie perteneciente al género Aforia -formado por 18 especies descritas- está dedicada al jefe de esta campaña oceanográfica y responsable del área de estudio del Banco de Galicia, Alberto Serrano. Desde su puesta en marcha en 2009, Indemares ha contribuido al descubrimiento de más de 50 especies nuevas para la ciencia, un logro sin precedentes en el mundo científico, según sus responsables.

'Aforia serranoi'. S. GOFAS

‘Aforia serranoi’. S. GOFAS

Fuente


Categorías

A %d blogueros les gusta esto: