Posteado por: Las noticias del océano | abril 23, 2014

Resuelto el misterio de los «graznidos» del océano

Una ballena minke marcada. ARI S. FRIEDLAENDER

Una ballena minke marcada. ARI S. FRIEDLAENDER

Miércoles, 23 de abril de 2014. Desde hace 50 años, marinos y científicos que navegan por aguas de la Antártida escuchan un extraño sonido cuyo origen no habían sido capaces de identificar.

 La primera vez que alguien escuchó este extraño sonido fue en la década de los 60, cuando la tripulación de un submarino que navegaba por las aguas del Océano Antártico se percató de una llamada extrañamente repetitiva, parecida al graznido de un pato. Desde entonces, el ruido, al que denominaron en inglés «bio-duck», ha intrigado a los marinos y científicos que se acercan al continente helado.

El sonido, según explican en la web de la revista Science, consiste en una serie de pulsos con un intervalo de 3,1 segundos entre dos series. Hace unos años, los científicos descubrieron que se repite cada invierno y cada primavera simultáneamente en el este del mar de Weddell y en Australia Occidental.

Ahora, un grupo de investigadores de cetáceos cree haber resuelto el misterio. En un estudio publicado en la revista Biology Letters, aseguran que las llamadas son producidas por las ballenas minke del Antártico (Balænoptera bonærensis). El descubrimiento proporciona nuevos conocimientos sobre el comportamiento de esta especie de cetáceos poco conocida, objetivo principal de los cazadores de ballenas japoneses.

Los investigadores colocaron sensores que recogen datos acústicos en el cuerpo de dos ballenas en 2013. Un sensor grabó durante 18 horas, y el otro durante ocho. Las ballenas etiquetadas viajaban con sus compañeras en grupos de cinco a 40 animales, alimentándose casi sin parar. Los sensores registraron 32 llamadas claras, suficientes para que los investigadores vincularan de manera concluyente que el sonido procedía de las ballenas minke.

Las ballenas hicieron 26 de estas llamadas cuando estaban cerca de la superficie, a veces justo antes de comenzar bucear para buscar comida. Los científicos compararon sus grabaciones con otras llamadas similares recogidas a lo largo de los años, y creen que proceden de la misma fuente.

Los investigadores aún no saben el propósito de las llamadas de las ballenas, pero creen que podrían ayudarles a conocer mejor el comportamiento y la migración de estos cetáceos.

Fuente


Categorías

A %d blogueros les gusta esto: