Posteado por: Las noticias del océano | abril 7, 2014

Delfines en la madrugada (Asturias, España)

Uno de los delfines que varó en la playa, la altura de La Escalerona. Era una hembra juvenil y no logró sobrevivir. Estaba muy débil y dañada por artes de pesca y parasitaciones. :: JUANJO ARROJO-CEPESMA

Uno de los delfines que varó en la playa, la altura de La Escalerona. Era una hembra juvenil y no logró sobrevivir. Estaba muy débil y dañada por artes de pesca y parasitaciones. :: JUANJO ARROJO-CEPESMA

7 de Abril de 21014 (Laura Fonseca). Cuatro delfines vararon en la madrugada del sábado en la playa de San Lorenzo. Pese a las horas, el suceso no pasó inadvertido para muchos de los gijoneses que al filo de la medianoche paseaban por el Muro o se encontraban en las inmediaciones. El operativo de rescate, en el que intervino la Coordinadora para la Protección de las Especies Marinas (Cepesma) y un nutrido grupo de voluntarios de Gijón, causó gran expectación ante La Escalerona. Corrían las doce de la noche cuando Cepesma recibió una llamada del 112 advirtiéndole de la aparición de varios delfines que se encontraban sobre el arenal de la playa gijonesa, y que estaban siendo auxiliados por varios espontáneos que intentaban devolverles al agua.

«Llegamos en menos de diez minutos, porque en Gijón tenemos un importante grupo de voluntarios que enseguida se puso en marcha», explicó el responsable de Cepesma, Luis Laria. De los cuatro ejemplares varados, uno, una hembra juvenil de delfín común, no logró sobrevivir. «Estaba muy delgada y débil, presentaba parasitaciones y daños por algún arte de pesca», detalló. Los varamientos se registraron ante La Escalerona y entre las escaleras 13 y 14. Los cetáceos formaban un grupo de siete u ocho ejemplares, de los que cuatro se vieron en problemas al pasar por la bahía gijonesa. No obstante, sólo uno llegó a estar totalmente tirado sobre la arena (el que luego fallecería pese al esfuerzo por mantenerle vivo). Tras la intervención de Cepesma, los otros tres lograron volver a la mar por sus propios medios. Laria destacó que ante situaciones como ésta «es importante que la gente sepa que lo mejor no es intentar restituirles a la mar porque está demostrado que luego vuelven a varar. Es más útil mojarles la piel e hidratarlos hasta que se tranquilicen e intentar que sean ellos mismos los que vuelvan a la mar».

Los ejemplares que se ‘atascaron’ en la madrugada del sábado al llegar a las aguas de San Lorenzo eran delfines comunes. En Asturias se conocen como ‘tolinas’ o ‘toliñas’. Suelen medir poco más de dos metros. El rescate finalizó a las cuatro de la madrugada.

Fuente


Categorías

A %d blogueros les gusta esto: