Posteado por: Las noticias del océano | marzo 8, 2014

De moscas a ballenas, el movimiento animal tiene muchas similitudes

Una ballena jorobada salta en la superficie del Océano Pacífico en el parque natural Uramba Bahía Málaga en Colombia, el 16 de julio de 2013. (Luis Robayo / AFP / Getty Images)

Una ballena jorobada salta en la superficie del Océano Pacífico en el parque natural Uramba Bahía Málaga en Colombia, el 16 de julio de 2013. (Luis Robayo / AFP / Getty Images)

La aleta de un pez se mueve igual que las alas de un pájaro, dice un estudio

7 de Marzo de 2014 (Keith Randall). Lo maravilloso del movimiento de los animales, desde el más pequeño de los insectos hasta el pez (Ndlr Sibylline : ¿ o mamífero ?) más grande del mar, fue un misterio durante mucho tiempo. Cuando se trata de la propulsión de los animales, hay clases casi infinitas, y también límites que no se pueden traspasar según un nuevo estudio.

Ellos estudiaron cómo evolucionaron las formas de  los complejos movimientos de los animales durante millones de años a través de cientos de especies. Se tomaron en cuenta hasta 59 especies de animales para el estudio, y se concentraron en sus formas en que cada una era capaz de propulsarse a través del aire, tierra o agua.

La palabra clave parece ser “curva.” Un rasgo común que encontraron fue que cada criatura es capaz de “doblar” sus medios de propulsión, pero sólo hasta cierto punto.

“Si se toma el ala de un pájaro o de un murciélago, o las aletas de un pez o una manta raya, encuentra que sus medios de propulsión son flexibles”, dice Nathan Johnson, un estudiante graduado en la Universidad de Texas A & M en Galveston. “Se pueden mover hacia delante o detrás o de lado fácilmente, o se doblan, pero esta curvatura y flexibilidad tiene un límite del cual no pasan, y no se pueden doblar más.

“Por ejemplo, el ala fija en un avión no es flexible, mientras que la naturaleza ha tenido millones de años para averiguar la manera de hacerlo mejor que nosotros, así que queríamos ver si hay algún patrón para esta flexibilidad.

El ‘rango mágico’

“Para la mayoría de las criaturas, hay un cierto ángulo que estos dispositivos de propulsión alcanzarán y no excederán. No es que probablemente no pueden exceder estos ángulos, sino que simplemente no son energéticamente eficientes.

“No parece haber una gama universal de movimiento en las especies que vimos, de la mosca de la fruta a la ballena jorobada”.

El equipo encontró que un ángulo de 30º a un ángulo de 60º parece ser el rango de la magia en la forma de la propulsión de los animales en la que ahora se pueden doblar.

“Esto parece ser especialmente cierto con alas de pájaro, mientras que las alas de insectos suelen doblarse un poco menos que otros organismos que observamos”, añade Johnson.

Además, los investigadores estuvieron de acuerdo en que los factores ambientales podrían ser un factor en el rango de movimiento. Algunas especies se mueven de manera casi idéntica a especies muy diferentes; encontraron que gran parte de lo presentado por una vida marina es casi idéntico a lo de las aves, es decir, la aleta de un pez se mueve igual que las alas de un pájaro.

El movimiento humano

“Tenemos que entender muchos de estos patrones de movimiento con mucho más detalle”, dice Johnson.

“Hay algunas pruebas de días actuales hechas con materiales artificiales para ver si se puede duplicar el movimiento de los animales, como algunos lo están haciendo con las medusas. Cuanto más aprendemos acerca de la propulsión de los animales y la forma en que se desarrolló a través de millones de años de evolución, más nos puede ayudar con la ingeniería humana y de cómo podemos mejorar nuestro propio movimiento”.

Johnson trabajó con colegas de la Universidad de Harvard, el Instituto de Tecnología de California, la Universidad de Indiana y el Instituto Oceanográfico Woods Hole en el proyecto, que financió la Fundación Nacional de Ciencia.

Fuente


Categorías

A %d blogueros les gusta esto: