Posteado por: Las noticias del océano | enero 4, 2014

Un libro documenta la caza de 21.000 ballenas en España entre 1921 y 1985

casa-ballenas-Galicia4 de Enero de 2014 (EFE). Barcelona – El catedrático de Biología Animal de la Universidad de Barcelona (UB) Alex Aguilar acaba de publicar el libro “Chimán”, un estudio que ha documentado la desconocida y extraña historia de la pesca de la ballena en España, donde, entre 1921 y 1985, se capturaron más de 21.000 cetáceos.

Aguilar, que también es el director del Instituto de Investigación de la Biodiversidad de la UB (IRBio), ha titulado su libro “Chimán” porque, según ha explicado, “es una palabra de origen incierto que usaban los balleneros gallegos para referirse a los cetáceos de gran tamaño que se encontraban cuando trabajaban en el mar”.

El investigador ha documentado una historia que considera “desconocida” ya que los españoles piensan sólo en noruegos, japoneses o islandeses cuando piensan en balleneros.

Según Aguilar, “somos poco conscientes de que la tradición de la pesca ballenera en la Península Ibérica es muy antigua: el primer testimonio del que tenemos noticia es una orden del año 1050 que regula la caza en Bayona”.

Los vascos, según Aguilar, fueron unos pioneros aventajados ya que de perseguir la ballena franca en el mar Cantábrico hasta extinguirla pasaron a navegar por los océanos Ártico y Atlántico arponeando a cualquier cetáceo que se les pusiera por delante.

Según el estudio, los vascos, que antaño tuvieron algunos encontronazos con los pescadores islandeses, contribuyeron decisivamente a la mejora de la industria con innovaciones tecnológicas como la introducción, en el siglo XVII, del horno a bordo de los buques para fundir la grasa y poder almacenarla mejor.

El libro es mucho más que un tratado académico -376 páginas y más de 400 fotografías-, e incluso trasciende la estricta divulgación histórica porque explica de primera mano la historia de cómo nació y murió una industria “que nunca estuvo demasiado viva”, según Aguilar.

Para elaborar su trabajo, el profesor de la UB ha husmeado por documentación guardada en archivos de empresas balleneras y ha recogido vivencias personales, registros orales de trabajadores, empresarios y una multitud de imágenes hasta ahora inéditas.

El libro relata que entre 1921 y 1985 las aguas que rodean la Península Ibérica fueron el escenario de uno de los episodios más turbulentos de la pesca ballenera.

A lo largo de las costas atlánticas, un puñado de empresarios noruegos, británicos y españoles abrieron y cerraron empresas, construyeron factorías y llevaron barcos mientras diezmaban los recursos, ponían trabas para ganar mercados y sobornaban a la administración para cuadrar balances.

En la fase final del negocio, las manifestaciones y los atentados llevaron la industria ballenera a las portadas de los periódicos y a un agrio enfrentamiento con el Estado.

Según Aguilar, la herencia de la industria ballenera ha sido contradictoria, “en algunos casos de destrucción y en otros de laboriosidad y trabajo bien hecho”.

En poco más de seis décadas, en la Península Ibérica se mataron más de 21.000 ballenas y cachalotes, “lo que dejó los mares baldíos, algunos empresarios con los bolsillos llenos y muchos otros arruinados, y unos cientos de trabajadores que se ganaron el sueldo”.

Pero, sobre todo, se legó para la historia de la explotación pesquera “uno de sus episodios más frenéticos, complejos y contradictorios”, según el investigador.

Alex Aguilar, director del Grupo de Investigación Consolidado de Grandes Vertebrados Marinos en la UB, ha elaborado varios estudios sobre la pesca ballenera en Galicia y se ha especializado en la gestión de la explotación y en la conservación de los grandes vertebrados marinos, tema sobre el que asesora a numerosas organizaciones internacionales, como la Comisión Ballenera Internacional (IWC).

Fuente


Categorías

A %d blogueros les gusta esto: