Posteado por: Las noticias del océano | noviembre 13, 2013

La factura del Prestige se queda sin cobrar (España, Francia)

le-petrolier-le-prestige-coupe-en-deux-coule-au-large-de-la-galice-le-19-novembre-200213 de Noviembre de 2013. Más de una década de espera y la destacada ausencia de responsables políticos en la causa cuestionan la legitimidad del proceso judicial abierto por los daños causados por la ‘marea negra’ del Prestige, cuya factura se quedará finalmente sin cobrar tras el veredicto hecho público hoy en A Coruña.

La sentencia leída en gallego por el presidente del tribunal, Juan Luis Pía, ha dejado insatisfechos a la mayoría de los demandantes y solo ha complacido a las defensas de los tres acusados, que han sido absueltos.

El tribunal ha considerado que el capitán del buque, el griego Apostolos Mangouras; el jefe de máquinas, su compatriota Nikolaos Argyropoulos, y el exdirector general de la Marina Mercante José Luis López Sors no tienen responsabilidad penal por la catástrofe medioambiental y solo condena al primero a nueve meses de prisión por desobediencia a las autoridades marítimas españolas.

Ninguno de los tres ha estado esta mañana presente en la sede del Tribunal Superior de Justicia de Galicia durante la lectura de la sentencia.

La plataforma ciudadana “Nunca Máis” ha calificado de “injusta” y “lamentable” la sentencia al entender que se trata de un fallo “político” redactado “al dictado de los intereses del PP”, por lo que estudiará recurrirla.

Cuando el 16 de octubre de 2012 arrancó, una década después de la mayor catástrofe medioambiental de la historia de España, el juicio del Prestige, muchas fueron las voces que rechazaron un proceso judicial dilatado en el tiempo y sin responsables políticos encausados.

“Este juicio tenía que haber sido ejemplar. Tenía que haberse celebrado hace años. Tenía que estar a la altura de lo que significó el movimiento de solidaridad y de conciencia no sólo en Galicia sino en toda España y en el mundo”, aseguró entonces el escritor Manuel Rivas, uno de los mayores exponentes de la marea de voluntarios que luchó contra la marea negra en las costas gallegas.

El propio Rivas se ha personado hoy en la sede del Tribunal Superior Justicia de Galicia (TSJG) para conocer la sentencia y ha declarado a EFE que “los banquillos estaban vacíos y siguen vacíos”.

“Es un relato hecho por burócratas para burócratas e inservible para el futuro”, ha apostillado el escritor gallego.

La imputación del ahora absuelto exdirector general de la Marina Mercante no fue suficiente para “Nunca Máis”, que hoy ha seguido reclamando la responsabilidad del entonces ministro de Fomento, Francisco Álvarez-Cascos, quien compareció en la causa como testigo, y de todo el Gobierno de José María Aznar.

El clamor contra los “banquillos vacíos” a los que alude Rivas, ha lastrado el respaldo social de un proceso judicial con el que se pone fin a una década de peritajes, reclamaciones y juicios con los que se reabrían una y otra vez las heridas de la ‘marea negra’.

La sentencia deja claro que España no podrá cobrar las indemnizaciones millonarias que reclama por los daños ni deberá pagar por ellos, y sólo le queda la vía de iniciar otro proceso judicial contra la operadora y la aseguradora del Prestige, Universe Maritime y London P&I Club, respectivamente, -una opción poco viable, según fuentes jurídicas consultadas- o buscar un acuerdo extrajudicial muy a la baja para sus intereses.

La Fiscalía argumentó durante la vista oral que la condena del capitán del buque era la única alternativa para conseguir que la operadora y la aseguradora hicieran frente a la totalidad de la póliza de 1.000 millones de dólares que tienen suscrita, y apostaba para ello por la aplicación del Código Penal español.

Por tanto, la factura dejada hace algo más de diez años por el vetusto petrolero que navegaba por el Atlántico y que zozobró en medio de una tormenta tiñendo de negro la costa gallega ha quedado sin cobrar.

Las impresionantes imágenes de los pescadores de la Costa da Morte luchando con sus propios medios contra la ‘marea negra’ que siguió al accidente del “Prestige”, un monocasco con una eslora equivalente a dos campos de fútbol, provocó una oleada de solidaridad sin precedentes.

Fueron cientos de miles los voluntarios que, desde toda España, viajaron a Galicia para ayudar en las labores de limpieza de una costa anegada de norte a sur por el chapapote que dejó impracticables los bancos marisqueros más ricos del mundo.

Se cierra así pues una de las páginas más negras de la historia de Galicia con la incongruencia añadida de que la sentencia avale en líneas generales la gestión que hizo España de la crisis tras el accidente, cuando el propio magistrado que preside el tribunal declaraba el pasado 10 de julio, tras concluir la vista oral, que “hay más implicados” que los que habían sido juzgados en este proceso judicial, el mayor de la historia de Galicia.

Injustice-Prestige

Fuente


Categorías

A %d blogueros les gusta esto: