Posteado por: Las noticias del océano | septiembre 6, 2013

Nadar con delfines contribuye a su extinción, sépanlo

¿ Te gustaría vivir la experiencia de “nadar con delfines” ? piénsalo dos veces, 10 minutos de tu felicidad pueden tener un costo altísimo para la vida de esta especie.

205049_page5a_principal6 de Septiembre de 2013. México.- Doce de veintiocho delfines salvajes traidos a México en 2003 han muerto en menos de 5 años, en delfinarios como Delphines World, Dolphin Discovery y Delphinaris. Por esta alta tasa de mortalidad, México decidió prohibir la importación de delfines desde 2006, actualmente es ilegal capturar estos mamíferos marinos en aguas mexicanas.

En Playa del Carmen, Cozumel y Cancún, Quintana Roo, existen por lo menos 15 centros de exhibición con unos 100 delfines en total. Ahí se ofrecen experiencias de nado con delfines y otras crueles formas de diversión a costa de estos animales.

Pero ¿cómo es posible que si la ley prohíbe importar o capturar delfines, existan tantos delfinarios y siga creciendo este negocio turístico? ¿De donde vienen estos delfines?

La mayoría de los delfines importados en México venían de aguas cubanas hasta antes de la prohibición. La menor parte de ellos habían sido capturados en aguas de las Islas Salomón y Taiji, Japón.

En esos lugares, miles de delfines fueron torturados y anualmente siguen siendo masacrados para que delfinarios como Delphinus World, Dolphin Discovery y Delphinaris, obtengan los más “lindos” hasta por 200 mil dólares.

Durante el proceso de captura, del 30 al 80 por ciento de los delfines mueren, evidenciando esta practica como absolutamente insostenible, pues dirige al exterminio brutal de la especie.

Por otro lado, los establecimientos que ofrecen nadar con delfines ganan más de 2 millones de dólares al año, eso sin contar las ventas indirectas relacionadas con esta “experiencia de vida”, como recuerditos y fotos.

A pesar de que las autoridades mexicanas mantienen vigiladas las actividades de captura e importación de delfines, se permite en caso de investigación científica, pero inexplicablemente, muchos de estos ejemplares terminan actuando en delfinarios de Quintana Roo. 

Con los recursos millonarios que genera la exhibición de estos cetáceos, los delfinarios pueden pagar para conseguirlos clandestinamente o pagar sobornos a las autoridades para lograr sus crueles espectáculos animales.

Nadar con delfines contribuye a su extinción. Los delfines que mueren accidentalmente en las redes de la pesca industrial, aquellos que sufren por la contaminación de su hábitat y los que simplemente son cazados, los delfines para espectáculos acuáticos se suman como víctimas de la extinción.

México debería seguir el ejemplo de países como Costa Rica, Hungría, Chile, India, Suiza e Inglaterra, que ya prohibieron definitivamente la absurda experiencia del “nado con delfines”.

Ahora cada vez que veas una foto de alguien nadando con delfines, piensa el gran daño que le esta haciendo a la especie, una foto “para el Facebook” puede tener un costo incalculable para la vida animal.

Fuente


Categorías

A %d blogueros les gusta esto: