Posteado por: Las noticias del océano | septiembre 2, 2013

Hallados en Canarias fósiles del mayor depredador del mundo, el tiburón ‘megalodón’ (España)

  • Era un tiburón de hasta 20 metros de largo y 100 toneladas
  • Se alimentaba de ballenas, focas, sirénidos o bancos de peces
  • Se han hallado 15 piezas dentarias a unos 1.000 metros de profundidad
Fósil de una mandíbula de megalodón en el Acuario Nacional de Baltimore (EE. UU.)Wikimediacommons/Serge Illaryonov

Fósil de una mandíbula de megalodón en el Acuario Nacional de Baltimore (EE. UU.)Wikimediacommons/Serge Illaryonov

2 de Septiembre de 2013. El mayor depredador marino que ha existido en el mundo, un tiburón extinguido hace dos millones de años, vivió en las aguas del archipiélago de Canarias. El Instituto Español de Oceanografía (IEO) ha descubierto un importante yacimiento de fósiles de megalodón, como se conoce a este gigante marino, en los fondos de isla de La Graciosa, en Lanzarote.

El yacimiento ha sido hallado al pie de la montaña submarina conocida como Banco de la Concepción, al norte de La Graciosa y a unos 1.000 metros de profundidad, durante la campaña de investigación marina INCOECO 1012, realizada por el buque Ángeles Alvariño del IEO.

En un comunicado, los responsables del descubrimiento destacan que se trata “un acontecimiento de gran relevancia científica”, ya que estos fósiles “demuestran que en esa época vivió, cazó y se reprodujo en estas aguas el mayor depredador marino de todos los tiempos, el Otodus Megaselachus Megalodon”, un tiburón que llegaba a alcanzar los 20 metros de largo y las 100 toneladas de peso.

Un tiburón extinto hace dos millones de años

El megalodón vivió aproximadamente desde hace 20 millones de años, en el Mioceno, hasta hace tan solo 2 millones de años, en el Plioceno. Por el tipo de dientes que poseía, los científicos piensan que se alimentaba de grandes presas, como ballenas, delfines, focas u otros mamíferos marinos, así como de grandes peces y tortugas. “Fue una especie cosmopolita, presente en todos los océanos, y un gran migrador”, añade el IEO.

El hallazgo de sus restos en Canarias se produjo en octubre de 2012, cuando su buque oceanográfico Ángeles Alvariño descubrió un yacimiento con fósiles de otros tiburones extintos, de ballenas y de un sirénido, nombre que aglutina a mamíferos marinos del tipo manatí, aunque su identificación se logró recientemente.

Los científicos Pedro Pascual, biólogo marino del IEO, y Franco Cigala, profesor de Paleontología y Paleoecología de la Universidad de Parma (Italia), determinaron finalmente que algunos de los fósiles hallados eran restos de un megalodón, en concreto 15 piezas dentarias.

Presencia de sirénidos en las aguas de Canarias

Pascual destaca que “la presencia de este superdepredador, así como de otras especies de tiburones representantes genuinos de los niveles superiores en las redes tróficas marinas, demuestra la existencia de enormes cantidades de comida, como ballenas, focas, sirénidos o bancos de peces en aguas canarias en aquel momento de la historia”.

Eso, añade, “aporta información novedosa que permite esbozar el paisaje marino existente en las Islas Canarias cuando estas empezaban a nacer del lecho oceánico durante el Mioceno, entre 23 y 5 millones de años atrás”.

Respecto a los demás restos encontrados en el yacimiento, el IEO recalca que la existencia de sirénidos nunca había sido antes registrada en Canarias, por lo que encontrar vestigios de su paso por las islas “aporta una información muy valiosa sobre el ecosistema y el tipo de clima existentes durante el inicio de la formación del archipiélago”.

Además de los fósiles de megalodón, se han hallado piezas de dientes de otros tipos de tiburones: una de Paratodus benedeni, considerado un gran depredador de aguas abiertas u oceánicas; otra de Cosmopolitodus hastalis, calificado como antecesor del gran tiburón blanco actual; y dos más de Hemipristis serra, parecido al cazón dientuso actual.

También se hallaron dos piezas de dientes de Isurus retroflexus, especie de tiburón extinta de la familia de los Lámnidos, un fragmento de cráneo y otro de parte de una costilla de un sirénido que podría pertenecer a una especie encontrada en estrados del Mioceno en el Mediterráneo, una pieza de un periótico de odontoceto, tres de huesos de ballenas y dos de vértebras de mamífero marino.

Fuente


Categorías

A %d blogueros les gusta esto: