Posteado por: Las noticias del océano | septiembre 1, 2013

Ecoceanos : crítica sobrevivencia de las 50 ballenas Franca Austral chilenas

Ballena franca austral en Chile, 21 de septiembre de 2012. (PABLO PORCIUNCULA/AFP/GettyImages)

Ballena franca austral en Chile, 21 de septiembre de 2012. (PABLO PORCIUNCULA/AFP/GettyImages)

Las mayores amenazas para su recuperación “son la irracional expansión de las actividades de industria de salmonicultura intensiva, las operaciones de pesca costera de arrastre y el creciente transporte marítimo”

Domingo 1 de Septiembre de 2013 (Anastasia Gubin). La ballena Franca Austral del Pacífico Sur (Eubalaena australis)es una de las especie de grandes cetáceos más amenazada del planeta y en el mar de Chile se cuentan hoy con unas siete madres reproductivas y 50 adultos. Gracias a una mayor conciencia se espera que la población que se creía extinta en 1940 sobreviva en su lenta lucha por la recuperación. ( Imágenes)

El médico veterinario Juan Carlos Cárdenas, Director del Centro Ecoceanos en declaraciones a La Gran Época, destacó que para asegurar esta sobrevivencia, los elementos claves son la educación ambiental de las comunidades costeras y de quienes utilizan estas zonas para actividades productivas, resaltó.

“En la actualidad, se encuentran amenazadas por la continua destrucción de los océanos y ambientes costeros, así como por actividades antropogénicas como el enmallamiento en redes de pesca y colisión con embarcaciones”.

“Cuidados extremos y una fuerte fiscalización para evitar alteraciones en sus actividades de alimentación, reproducción y amamantamiento son necesarias cuando estos animales son avistados en las costas del país”, señaló el Dr. Cárdenas

Las organizaciones de conservación chilenas realizan desde el 2000 grandes esfuerzos con la colaboración de Redes de Avistamientos de ciudadanos, pescadores y comunidades costeras y el respaldo de la Dirección de Territorio Marítimo, de la Marina de Chile, con el objeto de  aumentar el conocimiento sobre la distribución, estado poblacional, identificar sus hábitats críticos y amenazas para su recuperación, de manera de implementar medidas de protección y áreas marinas protegidas, relata el Director de Ecoceanos.

Esta especie es de lento desplazamiento y es la única que se mantiene flotando  después de muerta. Por esta razón “fue el objetivo central de las flotas balleneras norteamericanas, europeas y chilenas, siendo cazadas de manera irracional – desde el siglo XVII, llegándose a pensar después de la década de 1940, que se encontraba extinta. En 1976 se realizó un primer registro de un ejemplar  luego de varias décadas sin avistamientos”, agrega el Dr. Cárdenas.

La Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN)  en 2008 clasificó la sub-población de ballena franca austral de Chile – Perú, como una especie en peligro crítico. Previamente, fue una especie protegida sólo desde 1936.

“Es una especie- ícono en la defensa de la biodiversidad y los ecosistemas marinos del Pacífico sur. Por un lado refleja las consecuencias del irracional modelo extractivista industrial imperante desde hace siglos  en nuestras aguas, mientras que por otro lado evidencia la importancia del papel de las organización de conservación marina ciudadana, y científicos independientes en Latinoamérica, así como la importancia de la cooperación internacional para la conservación marina entre los países que abarcan toda el área de distribución de esta especie, tales como Chile-Perú en el Pacífico, y en el Atlántico Latinoamericano Argentina, Uruguay y Brasil, junto a Sudáfrica, Australia, Nueva Zelanda“.

El Dr. Cárdenas advierte con preocupación que en estudios científicos realizados por el Centro de Conservación Cetácea (CCC), “se determinó que en Chile el número de ejemplares de ballena franca austral no estaría aumentando; que el número de hembras reproductivas podría ser tan bajo como siete; y que la población chilena podría ser menor a 50 individuos maduros

Amenazas de la salmonicultura y la pesca en arrastre

“Las mayores amenazas para la recuperación de ballena Franca Austral son la irracional expansión de las actividades de industria de salmonicultura intensiva, las operaciones de pesca costera de arrastre, y el creciente transporte marítimo”, advierte el ambientalista.

Entre otras graves amenazas también destacó “el turismo costero no regulado, la expansión de los proyectos inmobiliarios en las zonas costeras y el desarrollo de infraestructura portuaria  que compite con sus hábitat, fuentes de alimentación y rutas de desplazamiento en las áreas costeras, bahías, fiordos y archipiélagos”.

“A ello se suman los crecientes procesos de contaminación orgánica y química que afectan las aguas costeras del pacífico sudoriental”, concluye el Dr. Cárdenas, respondiendo que no hay evidencias sobre barcos balleneros ilegales en aguas chilenas, ya que existe un estricto control de la marina de guerra.

La ballena franca austral

La ballena Franca Austral, Eubalaena australis,  llega a medir más de 17 metros de largo y pesar unas 45 toneladas, aunque hay registros de captura que indican que pueden pesar más de 60 toneladas. Las hembras son un poco mayores que los machos.

Esta ballena es de coloración negra azulada con manchas blancas irregulares en el vientre y el cuello. Tienen un robusto cuerpo que se caracteriza por no tener aleta dorsal ni surcos ventrales y sus aletas pectorales tienen forma cuadrada.

La cabeza ocupa casi 1/3 del largo corporal y su boca arqueada alberga largas barbas de hasta 3 metros de longitud.

“Cerca de los orificios nasales, mentón y labio inferior, tiene numerosas callosidades donde se adhieren pequeños crustáceos. Estas callosidades permiten su identificación individual mediante registros fotográficos”, destaca el Dr. Cárdenas.

A su vez el especialista explica que al parecer viajan a las latitudes más bajas en busca de sectores adecuados para dar a luz a sus crías que  nacen después de 12 meses de gestación, de preferencia en bahías poco profundas.

Las bebés ballenas miden  unos cinco metros de largo y pesan unas cuatro a cinco toneladas, Después de un período de lactancia que dura casi un año, alcanza su madurez sexual cerca de los ocho años. “Esta especie solo puede dar a luz un promedio de una cría cada tres años, lo que dificulta aún más la recuperación de estas poblaciones”.

“Durante el verano austral frecuentan aguas frías que circundan la Antártica, alimentándose de pequeños organismos del plancton, como krill y copépodos, abundantes en esa época del año”.

“Generalmente se desplaza lento y en superficie, sin embargo en ocasiones pueden ser muy activas, realizando saltos y coletazos. También es muy común que exponga sus aletas pectorales con su blanco vientre hacia arriba”, agrega el informe.

“Presenta un soplo característico en forma de “V”, el cual puede alcanzar una altura de hasta cinco metros. Es normal que para otorgar buenas condiciones de alimentación para su cría, se acerquen mucho a la costa, hasta 30 o 40 metros, en áreas cuya profundidad bordea los cinco metros”, advierte Cárdenas.

Estudios científicos realizados por Centro de Conservación Cetácea  (CCC), indican que esta ballena presenta una distribución circumpolar en el hemisferio meridional, y concentra las zonas de cría cerca de las costas. “Se han obtenido registros de esta subpoblación cerca de los 15°08’S en Bahía San Fernando, Perú, y gracias a la Red de Avistamiento de Mamíferos Marinos (RAMMC ) se ha logrado registrar su presencia en las regiones V, X, XI, XII y XIV”.

Un estudio científico publicado en la revista Marine Mammal Science señaló este año que la zona noroeste de la Isla Grande de Chiloé, de la zona Austral de Chile, podría ser un área clave de la subsistencia para la ballena franca austral, informó CCC.

Parque Eólico de Chiloe

En diciembre 2011 Ecoceanos y CCC entregaron una carta al Gobierno de Chile para que se considere necesario trasladar el Proyecto de Energía Eólica planificado en la zona de Chiloe después que especialistas de Marine Mammal indicaron como lugar de reproducción de la ballena Franca Austral. El 17 de julio 2013, después de dos meses de ingresar la solicitud de impacto ambiental, Julio Albarran Rios, en representación de ECOPOWER S.A.C,  a cargo del proyecto, retiró la solicitud, al menos temporalmente.

Monitoreos e investigación

De una parte se está trabajando con una red de monitoreo, y de otra parte la comunidad científica analiza las áreas reproductivas, la alimentación, la crianza, además de las rutas de desplazamiento.

La participación de comunidades costeras, pueblos originarios es vital en este esfuerzo de monitoreo de la presencia de Ballenas francas australes a lo largo de la costa chilena, lo que a su vez consolida la valorización pública de las especies de cetáceos como parte de nuestro patrimonio natural marino”, dice el Dr. Cárdenas.

A su vez la investigación científica en terreno, explica  es divulgada públicamente y comunicada “entre los tomadores de decisiones políticas, entre ellos el Poder Legislativo y Ejecutivo, Ministerio de Relaciones Exteriores, Ministerio de Medio Ambiente y Subsecretaría de Pesca, a nivel nacional, y la Comisión Permanente del Pacífico Sur (CPPS) y la Comisión Ballenera Internacional.

Apoyo de la Armada de Chile y la Cancillería

Para el Director de Ecoceanos la Cancillería chilena y la Marina tienen una posición muy conservacionista con respecto al tema ballenas, a su vez las ONGs de Chile, Brasil y Argentina  tienen una importante influencia dentro de grupos de los países latinoamericanos en la Comisión Ballenera Internacional ( IWC).

“Esta nueva etapa comenzó en octubre del 2008, cuando desarrollamos junto al Centro de Conservación Cetácea (CCC) y la Confederación Nacional de Pescadores Artesanales de Chile ( CONAPACH)  una popular campaña que contó con el apoyo mayoritario en el parlamento, la cual logró declarar mediante un ley de la República que todas las aguas territoriales chilenas eran un Santuario para las poblaciones de ballena”, explica Cárdenas.

En el llamado “Grupo de Buenos Aires”, Chile lidera la posición conservacionista anti- caza científica de Japón en la Antártica.

A su vez el ambientalista señala que “ha existido tensiones frente a la posición de Greenpeace, el cual durante los últimos años, trabaja de manera ‘informal’ junto al gobierno de Estados Unidos para llegar a una solución negociada” con los países balleneros”, destacó Cárdenas.

Fuente


Categorías

A %d blogueros les gusta esto: