Posteado por: Las noticias del océano | julio 10, 2013

Finalizó el juicio por la marea negra del “Prestige” (Galicia, España)

10 de Julio de 2013. El juicio por el hundimiento del petrolero “Prestige”, que causó la peor marea negra de la historia de España en 2002, quedó visto para sentencia este miércoles en La Coruña (Galicia, noroeste) tras ocho meses de proceso.

Las distintas acusaciones personadas en el juicio han pedido penas de entre 5 y 12 años para el capitán del petrolero, el griego Apostolos Mangouras, de 78 años, el jefe de máquinas, Nikolaos Argyropoulos, y el exdirector de la marina mercante española, José Luis López Sors, así como 4.328 millones de euros de indemnizaciones.

Un cuarto acusado, el primer oficial filipino, Ireneo Maloto, se encuentra en paradero desconocido y será juzgado en otro proceso si es localizado.

Cargado con 77.000 toneladas de fuel, el “Prestige”, petrolero libanés con pabellón de Bahamas, se averió el 13 de noviembre de 2002, en pleno temporal, frente a las costas de Galicia (noroeste).

Tras pasar seis días a la deriva en el Atlántico, el buque se partió en dos y se hundió en el mar el 19 de noviembre vertiendo al mar 50.000 toneladas de fuel que contaminaron miles de kilómetros de costas española, portuguesa y francesa.

Durante el juicio el capitán y la armadora el buque acusaron al gobierno español de haber provocado su hundimiento al ordenar su alejamiento de la costa.

“(Las autoridades) nos dieron el rumbo 320. Era un rumbo incierto. El barco tenía una fisuración y lo sacan al océano”, afirmó Mangouras.

“Era la peor alternativa. Nos llevaban en un féretro flotante y nos llevaban a ahogarnos”, añadió Mangouras.

“Era una simple huida a ningún lugar”, afirmó la abogada de la naviera Mare Shipping, propietaria del prestige, calificando ese curso de “rumbo suicida que empeoró los daños estructurales”.

López Sors, único representante de la administración que se sienta en el banquillo, defendió la decisión alejar el buque asegurando que “me pareció mejor que el barco se hundiera lejos de la costa para minimizar los daños para el medioambiente”.

Sin embargo, esta decisión llevó a que se esparciera más el fuel hasta afectar a más de 1.700 km de costas de tres países causando un movimiento de solidaridad, que llevó a unos 300.000 voluntarios a Galicia para limpiar sus playas.

La sentencia del juicio, que comenzó el 16 de octubre del pasado año, se conocerá en otoño.

Fuente


Categorías

A %d blogueros les gusta esto: