Posteado por: Las noticias del océano | mayo 15, 2013

Un fósil de ictiosaurio cambia la comprensión del antiguo delfín como reptil marino

Miércoles, 15 de Mayo 2013 (Europa Press). Madrid – Un equipo internacional de científicos ha analizado un fósil de una nueva especie de ictiosaurio, un reptil marino similar a los delfines de la era de los dinosaurios, que ha revolucionado la comprensión de la evolución y la extinción de estos antiguos reptiles marinos. Los resultados contradicen las teorías anteriores de que los ictiosaurios del Cretácito (hace entre 145 y 66 millones de años) fueron los últimos supervivientes de un grupo en declive.

   Los ictiosaurios son reptiles marinos que tenían un tamaño de entre menos de un metro a más de 20 metros de longitud. “Todos dieron a luz a crías vivas en el mar y algunos eran rápidos nadadores, animales de inmersión profunda con enormes ojos y una fisiología denominada de sangre caliente”, explica el autor principal de la investigación, Valentin Fischer, de la Universidad de Lieja, en Bélgica.

   Hasta hace poco, se pensaba que los ictiosaurios se redujeron gradualmente en la diversidad a través de múltiples eventos de extinción durante el período Jurásico y se cree que estos eventos sucesivos han matado a todos los ictiosaurios, excepto los muy adecuados para la vida que son capaces de nadar rápidamente en mar abierto.

   Debido a este patrón, se ha asumido que los ictiosaurios estaban en constante y rápida evolución para ser cada vez más rápidos nadadores en aguas abiertas, al parecer, sin “estancamiento” en su larga historia evolutiva, pero el nuevo ictiosaurio localizado en 1950 por geólogos petroleros británicos en la región iraquí del Kurdistán altera sustancialmente este punto de vista.

   “El fósil, un esqueleto parcial muy bien conservado, que consiste en gran parte de la mitad delantera del animal, no estaba exactamente siendo tratado con el respeto que se merece, conservado dentro de una gran losa plana de roca, que estaba siendo utilizado como un peldaño en un camino de mulas”, dice el co-autor Darren Naish, de la Universidad de Southampton.  “Por suerte, los geólogos se dieron cuenta de su importancia potencial y lo llevaron de vuelta a Reino Unido, donde permanece hoy en día”, añade el doctor Naish, que tiene su sede en el Centro Nacional de Oceanografía de Southampton.

   El estudio de la muestra se inició durante la década de 1970 con el experto en ictiosaurios Robert Appleby, posteriormente miembro del ‘University College of Cardiff’. “Robert Appleby reconoce que el espécimen fue significativo, pero lamentablemente murió antes de resolver la edad exacta del fósil, que se dio cuenta que era fundamental –afirma Jeff Liston, de los Museos Nacionales de Escocia y director del proyecto de investigación–. Así que la continuación del estudio se realizó por una nueva generación de investigadores”.

   En el nuevo análisis, realizado por investigadores de universidades y museos de Bélgica y Reino Unido, publicado este miércoles en ‘Biology Letters’, los científicos lo bautizan como Malawania anachronus, que significa “que es nadador a tiempo”. A pesar de ser del Cretácico, Malawania representa el último miembro conocido de un tipo de ictiosaurio que se creyó durante mucho tiempo que se había extinguido durante el Jurásico temprano, más de 66 millones de años antes.

   Cabe destacar que este tipo de ictiosaurio arcaico se caracteriza por un estancamiento evolutivo: no parece haber cambiado mucho entre el Jurásico y el Cretácico, algo muy raro en la evolución de los reptiles marinos. “El descubrimiento de Malawania es similar al del celacanto en la década de 1930: representa un animal que parece ‘fuera de tiempo’ para su edad. Este ‘fósil viviente’ de su tiempo demuestra la existencia de un linaje que ni siquiera habíamos imaginado. Tal vez la existencia de este tipo de ictiosaurios de estilo jurásico en el Cretácico se ha perdido porque siempre vivió en el Medio Oriente, una región que ha dado hasta ahora sólo un único fósil de ictiosaurio muy fragmentado”, matiza Fischer.

   Gracias a su estudio de las esporas microscópicas y polen conservado en la misma losa de Malawania y a los diversos análisis del árbol genealógico del ictiosaurio, Fischer y sus colegas volvieron sobre la historia evolutiva de los ictiosaurios del Cretácico. De hecho, el equipo fue capaz de demostrar que los numerosos grupos de ictiosaurios que aparecieron durante el Triásico y Jurásico sobrevivieron hasta el Cretácico, lo que significa que la supuesta extinción del Jurásico no se produjo con los ictiosaurios, un hecho que hace que su registro fósil sea muy diferente al de otros grupos de reptiles marinos.

   Cuando se ve junto con el descubrimiento de otro ictiosaurio por el mismo equipo en 2012 y nombrado Acamptonectes densus, el descubrimiento de Malawania constituye una “revolución” en la forma en que se había imaginado la evolución del ictiosaurio y su extinción. Ahora parece que los ictiosaurios eran todavía importantes y diversos durante la primera parte del Cretácico y que la extinción definitiva de los ictiosaurios, un evento que ocurrió hace unos 95 millones de años (mucho antes del gran evento de extinción meteorito orientado que terminó el Cretácico), es ahora más confusa que lo previsto anteriormente.

Fuente


Categorías

A %d blogueros les gusta esto: