Posteado por: Las noticias del océano | marzo 12, 2013

Quieren liberar en Península Valdés a una orca de Mundo Marino (Argentina)

12 de Marzo de 2013. El guardafaunas Roberto Bubas entregó un proyecto al gobernador Buzzi para que Chubut pida la liberación de Kshamenk, la orca de Mundo Marino. La idea es rehabilitarla y liberarla desde Península Valdés.

La presencia de un grupo de Orcas en el Golfo Nuevo hace una semana, y la posibilidad que tuvieron turistas y tripulantes de una embarcación de observar a estos magníficos mamíferos marinos en plena faena de caza y alimentación, puso una vez más en escena las claras diferencias que existen entre la práctica de un turismo sustentable, basado en la observación de la fauna en su hábitat natural y los espectáculos de acuario que proponen muchas empresas en el mundo y también en nuestro país, con animales en cautiverio desde hace muchos años y sin ninguna certeza de su reinserción al medio ambiente.

Cuando se dan estas situaciones una de las primeras preguntas que se plantean en ámbitos de conservación es ¿ Qué pasa con Kshamenk, la Orca de Mundo Marino ? Kshamenk es un ejemplar macho de Orca que fue capturado y puesto en cautiverio en el año 1992 y desde esa fecha permanece en cautiverio dentro del acuario ubicado en San Clemente del Tuyú, en la provincia de Buenos Aires.

La historia de Kshamenk está llena de interrogantes, ya que en poco más de veinte años no se ha podido lograr datos ciertos sobre cómo fue capturado este animal, pues mientras la versión oficial que brinda el acuario es que la Orca tuvo un varamiento accidental y fue rescatada, otras fuentes señalan desde hace tiempo que Kshamenk junto con otras tres orcas de su manada, fueron capturadas forzando su varamiento en una playa de la provincia de Buenos Aires. De ese grupo un macho de grandes dimensiones habría sido liberado, un segundo ejemplar habría muerto en el traslado y un tercero habría muerto el mismo día que fue llevado al acuario, al chocar su cabeza contra las paredes del estanque.

En dos décadas de cautiverio Kshamenk no ha logrado descendencia, pese a haber compartido pileta con una Orca hembra bautizada Belén, ejemplar que en 1998 tuvo un aborto y que murió el 4 de febrero de 2000 por causas no confirmadas, pero que estaba nuevamente preñada de 4 meses al momento de morir, según se informó en la necropsia.

Desde hace un tiempo el gobierno de Chubut estaría analizando un proyecto para pedir la restitución de Kshamenk al mar e iniciar un proceso de readaptación del animal a su hábitat natural. La iniciativa tiene como mentor al Guardafaunas Roberto “Beto” Bubas y tiene como objetivos básicos recuperar el animal, y lograr su custodia para llevar adelante un plan de rehabilitación, readaptación y posterior liberación en aguas de Península Valdés.

Los especialistas indican que de acuerdo a la legislación argentina vigente en la materia, Kshamenk pertenecería al Estado Nacional, ya que se trataría de un animal de la fauna silvestre autóctona nacido en libertad, y por lo tanto no pertenece al acuario donde actualmente está.

Según indica un informe elaborado por Roberto Bubas, “en estado salvaje un macho de la especie tiene una expectativa de vida de 55 años. El promedio de vida en cautiverio es de 11 años. Kshamenk fue capturada cuando tenía aproximadamente 5 años, y ha pasado los últimos 20 en cautividad” y agrega que “en los primeros años de vida una orca en estado salvaje aprende las reglas esenciales de supervivencia. Son animales de gran inteligencia, con cerebros altamente evolucionados y notable memoria, por lo que Kshamenk podría readaptarse sin mayores dificultades a su medio natural, del que tendrá aún recuerdos e impresiones”.

Los expertos en el tema del mundo coinciden en que, de las orcas cautivas existentes en el planeta, Kshamenk es la que cuenta con mayores posibilidades para ser recuperada y liberada. Kshamenk es la única Orca Cautiva en Argentina, como también la única en Sudamérica. Sólo quedan 48 orcas en cautiverio en el mundo y de prosperar el proyecto “la provincia del Chubut se convertiría en un ejemplo al orientar su esfuerzo en reintroducir este animal a su hábitat natural, después del conocido y fallido caso de Keiko en el hemisferio norte”, dice el informe que fue entregado en mano al propio gobernador Martín Buzzi hace un tiempo.

El Proyecto Kshamenk propone que el Gobierno del Chubut, a través de la Secretaría de Turismo y Áreas Protegidas solicite a la Dirección de Fauna Silvestre, el organismo nacional competente, su custodia para un plan de rehabilitación, readaptación y posterior liberación en aguas de jurisdicción provincial en la península Valdés, más exactamente en la Caleta Valdés, donde se viene llevando a cabo un estudio sistemático de la especie desde la década del ‘70.

Fuente


Categorías

A %d blogueros les gusta esto: