Posteado por: Las noticias del océano | enero 29, 2013

Hallan metales pesados en delfines australes

toninas_overasCientíficos del CONICET hallaron rastros de cadmio, plata, arsénico y oro en toninas overas, aunque en concentraciones que no pueden ser consideradas tóxicas.

29 enero, 2013 (Epifanio Blanco). Un tipo de delfín que habita aguas subantárticas del Atlántico Sur, la tonina overa, presenta rastros de metales pesados en distintos tejidos. Sin embargo, las concentraciones son tan bajas que no pueden considerarse tóxicas, revelaron científicos de distintas instituciones del CONICET.

El estudio, el primero de ese tipo en una región tan austral, sirve para aumentar el conocimiento del estado de salud de la tonina overa y para sentar antecedentes respecto de la calidad ambiental de las aguas examinadas, aseguró a la Agencia CyTA la bióloga Iris Cáceres-Sáez, del Laboratorio de Ecología del Comportamiento y Mamíferos Marinos del Museo Argentino de Ciencias Naturales “Bernardino Rivadavia” (MACN).

Los investigadores analizaron la concentración de cadmio, plata, arsénico y oro en el hígado, riñón y músculos de siete toninas capturadas accidentalmente en redes artesanales de pesca costera. “Esos metales pueden ser de origen natural o provenientes de actividades humanas”, explicó Cáceres-Sáez.

Los animales fueron recogidos de sitios fueguinos como Bahía San Sebastián, Cabo Peñas y Cabo San Pablo. Los científicos evaluaron los metales mediante técnicas sofisticadas, como el análisis de activación neutrónica instrumental en el Centro Atómico Bariloche.

Los resultados, publicados en la revista científica Environmental Monitoring and Assessment, muestran que los contaminantes están presentes pero en concentraciones que todavía no pueden señalarse como tóxicas.

La tonina overa (Cephalorhynchus commersonii) es un pequeño delfín costero, endémico del hemisferio sur, que habita desde el Golfo San Matías hasta aguas más frías de Tierra del Fuego. Este trabajo grafica la creciente utilización de mamíferos marinos como “biomonitores”, esto es, su carácter de indicadores ambientales de las aguas donde habitan.

En la investigación también participaron Luis Cappozzo, del MACN ; Sergio Ribeiro Guevara, del Centro Atómico Bariloche; y Natalie Goodall y Natalia Dellabianca, del Museo Acatushún (a 85 kilómetros de Ushuaia) y el Centro Austral de Investigaciones Científicas (CADIC).

Fuente


Categorías

A %d blogueros les gusta esto: