Posteado por: Las noticias del océano | noviembre 23, 2012

Nueva Zelanda se suma contra la “pesca científica de ballenas” de Japón

Pesca de ballenas en Japón. (Koichi Kamoshida/Getty Image

La Corte Internacional de Justicia comunicó que se sumó al caso legal presentado por Australia contra Japón en 2010

Viernes, 23 de Noviembre de 2012 (Anastasia Gubin). La Secretaría de la Corte Internacional de Justicia comunicó ayer que Nueva Zelanda presentó esta semana una declaración de intervención en el caso judicial entre Australia y Japón, relativo a la pesca de ballenas en los mares de la Antártica.

Australia interpuso el recurso ante el tribunal en 2010, cuestionando la validez del programa japonés llamado “pesca científica” de ballenas en el Océano Austral.

“Para acogerse al derecho de intervención conferida por el artículo 63 del Estatuto, Nueva Zelanda se basa en su “calidad de parte en la Convención Internacional para la Regulación de la Caza de Ballenas”, informó la corte.

Se destaca en el informe de la declaración presentada por el Gobierno de Nueva Zelanda, su interpretación del artículo VIII, firmado por los países de la Convención.

“El artículo VIII, que surge en el caso dispone, entre otras cosas, que cualquier Gobierno Contratante podrá otorgar a cualquiera de sus naciones una especial autorización a matar, tomar y tratar ballenas con fines de investigación científica sujeto a restricciones en cuanto a número y sujeto a otras condiciones” de las partes involucradas, según consideren conveniente, cita la corte.

Nueva Zelanda señala además, que dada su prolongada participación en la labor de la Comisión Ballenera Internacional, y sus puntos de vista con respecto a la interpretación y aplicación de la Convención, incluida la caza de ballenas con un permiso especial, el Gobierno “determinó que es necesario intervenir en este caso, con el fin de colocar su interpretación de las disposiciones pertinentes de la Convención ante la Corte”, según cita la Corte.

En su interpretación, explica que los países firmantes de la Convención podrán participar en la pesca de ballenas con un permiso especial, sólo en conformidad al artículo que indica que se debe realizar como parte integrante de un sistema de regulación colectivo.

Además destacó que el Artículo VIII permite la matanza de ballenas bajo un permiso especial, que sólo es válido si se realizó previamente una evaluación objetiva de la metodología, el diseño y las características del programa, que demuestren que la muerte sería sólo para los propósitos de la investigación científica.

Además sostiene en su recurso judicial que la matanza de ballenas en estos casos “no tendría ningún efecto adverso en la conservación de las poblaciones”.

Entre octubre y noviembre Nueva Zelanda presentó además, otra propuesta a nivel ambientalista para proteger las especies marinas.

Se trató de crear un Área Marina Protegida en la región del Mar de Ross, una propuesta presentada a la Comisión para la Conservación de los Recursos Vivos Marinos Antárticos (CCAMLR), que forma parte del Sistema del Tratado Antártico y gestiona los recursos vivos marinos en las aguas de la Antártida.

“De tener éxito esta sería la mayor AMP en cualquier parte del mundo, nueve veces más grande de Nueva Zelanda”, destacó el Gobierno en un comunicado de octubre, que agrega que “sería proteger una amplia gama de hábitats, especies y características de la zona”.

Fuente


Categorías

A %d blogueros les gusta esto: