Posteado por: Las noticias del océano | septiembre 25, 2012

Justicia francesa confirma condenas en caso de marea negra del “Erika”

25 de septiembre de 2012. La justicia francesa confirmó definitivamente el martes todas las condenas penales pronunciadas en 2010 en el juicio por el naufragio del petrolero “Erika”, que en diciembre de 1999 contaminó buena parte de la costa atlántica de Francia.

Tras la lectura de la decisión, las colectividades locales afectadas en 1999 por la gigantesca marea negra que provocó el naufragio dejaron estallar su alegría, hablando de “victoria total” y de “inmensa satisfacción” por la decisión, que “marcará el derecho marítimo”.

“Son 13 años de trabajo, 13 años de batalla de parte de las colectividades locales y un gran día para todos los defensores del medioambiente”, celebró Corinne Lepage, abogada de diez comunas del litoral.

El naufragio el 12 de diciembre de 1999 del “Erika”, un viejo buque de 25 años con bandera de Malta, fletado por el grupo francés Total y perteneciente a un armador italiano, contaminó 400 kilómetros de costa desde el cabo de Finistère (Bretaña) hasta el departamento de Charente Maritime (oeste), y cubrió de petróleo unos 150.000 pájaros.

Las colectividades y las asociaciones del medioambiente temían que la Corte de Casación anulara el conjunto del procedimiento.

En efecto, hace unos meses, el abogado general de la Corte de Casación, Didier Boccon-Gibod, había provocado una polémica recomendando la anulación definitiva del procedimiento, al considerar que la justicia francesa no era competente en el caso del naufragio de un buque con pabellón maltés sucedido fuera de las aguas territoriales.

La Corte consideró al contrario que “varias disposiciones de la Convención de Naciones Unidas sobre el derecho del mar (…) justificaban el ejercicio por parte de Francia de su competencia jurisdiccional para sancionar un vertido involuntario de hidrocarburos (en la zona económica exclusiva francesa) por parte de un buque extranjero que provoca un grave daño en su mar territorial y en su litoral”.

La corte confirmó por lo tanto las condenas penales pronunciadas en 2010 por la Corte de Apelación de París: 375.000 euros de multa para el grupo Total y el certificador italiano RINA, y 75.000 euros para el armador Giuseppe Savarese y el administrador Antonio Pollara.

En lo civil, la Corte dio una satisfacción adicional a las víctimas de la marea negra juzgando que Total comentió una falta de “temeridad” y debía “reparar las consecuencias del perjuicio causado junto con sus coacusados ya condenados” pagando daños y perjuicios.

En 2010, las partes civiles (Estado, colectividades locales, asociaciones de protección del medioambiente) obtuvieron 200,6 millones de euros de daños y perjuicios, una parte a título de su “perjuicio ecológico”, pero la justicia había considerado que Total, como “fletador verdadero” del “Erika”, estaba exonerado por una convención internacional.

Total ya pagó “de forma definitiva” tras el juicio en primera instancia, en 2008, 171 millones de euros, y los 30 millones restantes los pagó RINA.

Las partes civiles subrayaron la importancia de la decisión de la Corte de Casación para eventuales nuevas mareas negras.

“Mañana, sabemos que los barcos basura serán sancionados de la manera más dura”, dijo Bruno Retailleau, presidente del Consejo General de la región de Vendée.

“Se reconoció que toda persona que interviene de manera equivocada en el marco de un naufragio contaminante puede ser responsable penal y civilmente” del hecho, dijo por su parte Patrice Spinosi, abogado ante la Corte de Casación de varias colectividades.

Fuente


Categorías

A %d blogueros les gusta esto: