Posteado por: Las noticias del océano | noviembre 20, 2011

Sincronía contra una marea negra (Gibraltar, España)

La Junta capacita a 75 personas como especialistas en limpieza litoral de hidrocarburos y técnicos en control, contención y recogida de manchas · Su ámbito preferente será el parque natural del Estrecho

Domingo, 20 de noviembre de 2011. Jueves. Once de la mañana. Un grupo de operarios a bordo de una lancha neumática despliega con rapidez una barrera anticontaminación frente al paraje natural de las marismas del río Palmones. Es una mañana donde el frío y la humedad calan hasta los huesos. Otra cuadrilla instala una especie de piscina para recoger la contaminación con una bomba. Pero el agua que comienza a salir en escasos minutos a borbotones por la manguera está limpia. Es un simulacro.

75 personas han recibido durante la pasada semana formación especializada avalada por la Junta de Andalucía y la Universidad de Cádiz con el fin de afrontar la gestión de un vertido de hidrocarburos al medio litoral y su limpieza con las máximas garantías de éxito. El curso se ofrece con miras al Estrecho de Gibraltar y su parque natural, que cuenta con su propio Plan de Autoprotección; una zona rica en biodiversidad considerada entre las más transitadas por buques en todo el mundo y donde el riesgo de derrames, aparición de manchas y la llegada de fuel a las costas -pese a los esfuerzos de control y prevención- está siempre presente.

La iniciativa de este curso, segundo que se lleva a cabo en el Campo de Gibraltar parte de la Consejería de Medio Ambiente, persigue que la recogida y limpieza de un vertido de hidrocarburos al mar funcione como el mecanismo de un reloj de cuarzo, en perfecta sincronía. Sin improvisaciones. Sin riesgos. Así lo explica Antonio Santiago, técnico de Medio Ambiente que coordina el simulacro de control de la supuesta mancha de hidrocarburos en la desembocadura del río Palmones en la tercera de las jornadas del curso. “El Estrecho de Gibraltar es un punto caliente donde, en caso de vertido, coinciden varias administraciones en muy poco espacio. La idea es que los beneficiarios conozcan todas las técnicas de limpieza en función del tipo de costa; los equipos que se emplean en el control y recogida de una mancha de hidrocarburos así como el tratamiento de la fauna petroleada”, relata.

Los alumnos, en su mayoría, ya han trabajado con anterioridad en la recogida de vertidos. Forman parte de las cuadrillas municipales de Los Barrios, Tarifa y Algeciras, de la propia Consejería de Medio Ambiente e incluso del Ministerio de Medio Ambiente, Rural y Marino (MARM), las principales entidades que actúan en caso de que suceda lo peor. Ahora disponen de dos titulaciones homologadas por la UCA: especialista en limpieza de vertidos de hidrocarburos y especialista en limpieza y contención de hidrocarburos. La acción formativa ha supuesto 25 horas teórico-prácticas en el caso del curso de vertido ampliadas a 43 para el taller que abarca también la contención de manchas en el mar.

La parte teórica, impartida en el albergue de Inturjoven, ha abarcado la tipología del litoral y las diferentes técnicas de limpieza; el manejo de aves petroleadas y el uso de medios técnicos para la recogida de manchas.

La directora del parque natural del Estrecho, Esther Gordo, también ensalza la iniciativa que amplía las posibilidades de protección del parque natural más joven de la provincia de Cádiz y que se integra en la Reserva de la Biosfera Intercontinental del Mediterráneo España-Marruecos. “El elevado tráfico marítimo que existe en el ámbito del parque natural del Estrecho supone un alto índice de riesgo de vertidos en zona protegida, un factor que hace que este curso sea una herramienta fundamental a la hora de enfrentarse a posibles accidentes”, precisa.

Para los beneficiarios es también una acción cargada de aspectos positivos: “Cuando hay un vertido hay que actuar rápido. Este curso nos ha enseñado cómo actuar y dónde. Las prácticas han sido muy útiles porque nos hemos enfrentado a la gestión de un vertido sin la presión de la realidad, pero con la responsabilidad de adquirir los conocimientos, pulir los fallos y mejorar”, relata Miguel Ángel Carrascal, encargado de Playas del Ayuntamiento de Algeciras y que ha trabajado en vertidos en, desgraciadamente, demasiadas ocasiones.

En cuanto a la limpieza, los alumnos cuentan ya con formación específica para evitar que la retirada de manchas provoque nuevos daños. Una de las medidas que más curiosidad despierta entre los participantes es, pese a la controversia generada, que la propia naturaleza haga su trabajo. “Esta idea es muy importante, aunque algunas veces no se entiendan desde la sociedad o desde los grupos ecologistas, las técnicas de limpieza que se utilizan son vitales y en ocasiones hay que estudiar la posibilidad de que sea la propia acción erosiva de la marea la que se encargue de eliminar restos adheridos a las rocas porque utilizar otros métodos artificiales sobre el ecosistema puede ser más perjudicial que el hecho de que existan manchas de vertido durante un mayor tiempo”, añade Gordo.

Santiago apunta que el personal, una vez capacitado, dada la amplitud formativa del curso son aptos para trabajar en cualquier vertido costero, lo que recuerda inevitablemente a mareas negras locales como las del Sierra Nava y de otros puntos tristemente recordadas como la del Prestige. Evolucionar de una limpieza realizada por voluntarios a la profesionalización de la labor lleva implícita la conciencia de las diferentes administraciones por preservar el litoral.

Fuente


Categorías

A %d blogueros les gusta esto: