Posteado por: Las noticias del océano | octubre 10, 2011

Revelan que la población de gaviotas se incrementó 37 por ciento en zonas de pesca (Argentina)

Lunes 10 de octubre de 2011. Todos los años y en particular en el mes de septiembre, que registra el mayor número de casos de ataques de gaviotas a la Ballena Franca Austral y genera preocupación, en particular a quienes están vinculados al sector científico y turístico. En este sentido los investigadores reconocen que “el problema de las gaviotas cocineras que pican la piel y la grasa de las ballenas francas australes es una preocupación de todos”, señaló el doctor en biología, Pablo García Borboroglu investigador del Centro Nacional Patagónico y el Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Técnicas. En este sentido, el investigador destacó que “todos reconocemos y aceptamos que es un problema relevante para las ballenas que son picoteadas y que merece la atención en forma prioritaria”.
En particular, sobre las consecuencias que atañen a esta problemática, reconoció que no hay duda que “los ataques de las gaviotas sobre las ballenas también constituyen un problema para la calidad de la experiencia turística”; más allá que hizo saber que este fenómeno, está vinculado al “comportamiento de un grupo” reducido de la especie. En este contexto, “unos mil” de una comunidad de alrededor de “70 mil parejas” registradas en la región, mantienen esta conducta. Es por ello que indica que podría ser posible generar acciones y técnicas que permitan “disuadir” este comportamiento.

Estudios

En este sentido, se ha  realizado diversos estudios y talleres para abordar la problemáticas; en las cuales se elevaron al Estado provincial las conclusiones y recomendaciones. Es por ello que destaca “por otra parte, ha habido un gran número de reuniones y talleres multidisciplinarios entre algunos organismos de gobierno, ONGs de conservación y centro de investigación para evaluar el problema y consensuar  una recomendación de manejo para atender este problema”. En este aspecto revelaron que “estas recomendaciones técnicas fueron elevadas a las autoridades de aplicación de la Provincia del Chubut hace 2 años” recordó García Borboroglu.
Según explicó el investigador “en ese momento se llegó a un acuerdo en que se debe priorizar un control individual exclusivamente sobre las gaviotas que atacan a las ballenas, y no un control masivo sobre la población de gaviotas” hizo saber.
Para los investigadores “la interacción afecta seriamente a las ballenas en forma individual”. Sin embargo, “no se han realizado estudios para evaluar si los ataques están afectando a las ballenas a nivel poblacional tanto en lo que respecta a su número como a su distribución en la costas de Argentina” señaló.

Números

En lo que se refiere a los datos estadísticos sobre el fenómeno; “la información obtenida por investigadores expertos en ballenas francas indica que la población de ballenas asociada a Península Valdés ha crecido a una tasa del 7% por año”; mientras que “la  población de gaviota cocinera de Chubut y Río Negro creció a una tasa del 2,7% anual”. Sin embargo destacan las investigaciones realizadas que “en el norte de Chubut, incluyendo la Península Valdés, la población disminuyó a una tasa del 0,9% anual durante los últimos 15 años, es decir que hay menos gaviotas que en 1994” revelan los estudios. En este aspecto “los sectores de costa donde más han crecido  las colonias coinciden con áreas donde hay mayor descarte pesquero en operaciones de altamar” revelaron.

Abordaje

El estudio de la problemática del fenómeno “natural” del comportamiento de este grupo de gaviotas sobre la ballena Franca Austral, podría tener una vinculación en el caso de su incremento sobre donde la actividades vinculadas a la industria pesquera, podrían ser uno de los factores a tener en cuenta. En este aspecto, señala el investigador “existen diversas instituciones que estudian diversos aspectos que contribuyen directa o indirectamente a aportar soluciones a esta problemática”. Sobre todo “en particular, el Centro Nacional Patagónico, que cuenta al menos con 10 investigadores y becarios que han aportado información desde sus respectivas disciplinas para ayudar a comprender la magnitud del problema y/o identificar soluciones” señaló. Según consideró “esto implica la asignación de fondos y la dedicación de recursos humanos para la ejecución de proyectos de investigación” hizo saber.
En este sentido, y a efectos de “evitar a distracción del problema” con los enfoques que, desde determinados sectores han realizado sobre el fenómeno; sobre todo teniendo en cuenta que se reconoce un “incremento del 37 por ciento” de la población de esta especie de gaviotas en los “últimos 15 años”.
En este aspecto, el investigador destacó que “el sector científico técnico ha contribuido con elementos técnicos que permitieron en su momento fundamentar una recomendación de manejo acordada con los sectores ambientalistas y de gobierno que participaron en los talleres”. Es por ello que “La decisión de llevar a la práctica estas recomendaciones está en manos de las autoridades de aplicación correspondientes” señaló el doctor Pablo García Borboroglu.

Fuente


Categorías

A %d blogueros les gusta esto: