Posteado por: Las noticias del océano | julio 27, 2012

Peligra el hogar de los delfines (Colombia)

Cortesía. Organización World WildLife Fund.Enclave de aguas de 283.000 hectáreas en la mitad de Guanía y Vichada.

Existen cinco razones por las cuales Colombia debería declarar un humedal de la Amazonia como zona protegida. Pero por la falta de un concepto del Ministerio de Minas esto no ha sido posible.

Viernes 27 Julio 2012. Los ojos de una buena parte de los ambientalistas de Colombia están puestos en una región que pocos colombianos conocen. Se trata de un enclave de aguas de 283.000 hectáreas en la mitad de Guanía y Vichada, que constituye uno de los humedales más importantes que tiene Colombia.

El problema es que todavía no ha sido reconocido como tal porque el Ministerio de Minas no ha enviado un concepto que se requiere para ese trámite. Es decir, que por esta razón ese “tesoro verde” no ha entrado en el sistema de protección de humedales Ramsar, el cual garantizaría su conservación para que ninguna actividad humana dañe sus riquezas. De no ser considerada así pronto, la región puede terminar como unas de las áreas que el gobierno entregaría en los bloques mineros.

La estrella fluvial de Inírida, como es conocido este complejo de humedales, tiene una importancia ambiental extraordinaria. La región es tan rica en biodiversidad que de allí salen la mitad de los peces ornamentales que exporta Colombia.

Además, es un sitio listado como prioritario por la organización WWF y Omacha, debido a ser el hábitat de los delfines de río, en especial, de una especie de delfin rosado (el Inia geoffrensis), uno de los símbolos de la Amazonia colombiana.

También se reconocen en este lugar más de 150 especies de flores. En ese sentido, también se destaca su importancia cultural pues allí están asentados ocho resguardos indígenas.

Como no es una zona protegida es muy vulnerable. Ha sido golpeada especialmente por la minería ilegal, que a punta de dragas y el uso indiscriminado de mercurio, está dañando sus aguas.

Además de que en la zona hay presencia de cultivos ilícitos, el aumento de la ganadería está llevando a que sus terrenos pierdan sus características originales, y de paso, a grandes potreros.

Por eso, las organizaciones ambientalistas que piden por su protección dicen que es necesario que se consolide el lugar como un Humedal Ramsar. Así las cosas, solicitan que se establezcan vedas de pesca que coincidan con los tiempos reproductivos de los peces, con el fin de que estos no desaparezcan.

Desde el año pasado, el Ministerio de Ambiente tiene listo el decreto para que esta consolidación sea una realidad, sin embargo, no ha sido posible adelantar el proceso debido a que, como ya se mencionó, el Ministerio de Minas no ha emitido el concepto que se necesita para tal fin. Por esta razón, este decreto no ha sido firmado aún por el presidente Santos, quien en la pasada cumbre de desarrollo sostenible en Río de Janeiro, afirmó que gran parte de Guania y Vichada integran un área estratégica minera.

En ese sentido, existe la preocupación de que si no se cumple con esta figura de protección, la estrella fluvial de Inírida pueda quedar disponible para las actividades mineras.

La organización World WildLife Fund señala que en el mundo existen cinco criterios para determinar que un lugar debe ser clasificado como Humedal Ramsar. Estas son las razones por las que los ambientalistas piden que se proteja la estrella de Inírida:

1. Un lugar único :  la estrella fluvial está en la mitad de dos mundos: la Amazonía y el Orinoco. Por eso tiene unas características naturales que no se encuentran en otra parte del planeta. La zona es especialmente valiosa para la regulación del clima y el control de las inundaciones.

2. El hogar de las especies amenazadas :  en la estrella se registran 324 especies de aves, 903 de reptiles, 470 de peces, 86 de mamíferos y 31 de anfibios. Algunas de ellas, como la guacamaya verde oscura, la nutria, el jaguar y el delfin rosado, están en peligro.

3. Variedad de ecosistemas : se cree que en esta región hay diez ecosistemas distintos que albergan 833 especies vegetales. El área del humedal es menos que el 8 por ciento del Orinoco, sin embargo, tiene allí el 70 por ciento de las aves de toda la región. En una parte de sus aguas conviven 470 especies de peces con 15 especies de crustáceos, camarones y cangrejos.

4. Fábrica de peces : en el complejo de humedales se encuentra el 47 por ciento de la riqueza de especies registrada en el Orinoco. Según WWF, “si tenemos en cuenta que la riqueza de especies para Colombia son 1.435 especies, esta zona concentra el 34 por ciento de la riqueza de peces del país”.

5. Fábrica de comida : de la estrella de Inírida dependen muchos seres vivos, incluso los que no viven allí. Por sus aguas pasan en algún momento de su vida la mitad de las especies migratorias de agua dulce del país. De allí sale el 50 por ciento de los peces ornamentales que se exportan fuera del país. Como en la estrella confluyen cuatro ríos, allí se encuentra el área principal de desove, refugio y crecimiento de todas estas especies de intereses comercial y ecológico.

Fuente


Categorías

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

%d personas les gusta esto: