Posteado por: Las noticias del océano | junio 27, 2012

Frecuentes avistamientos de delfines y manatíes en Villa Clara (Cuba)

Realizarán Festival marino costero que tendrá entre sus animadores principales a niños, adolescentes y jóvenes

27 de Junio del 2012 (Nelson García Santos). QUEMADO DE GÜINES, Villa Clara — El positivo impacto del proyecto de educación ambiental en el Área Protegida Refugio de Fauna Las Picúas-Cayo Cristo, se encuentra entre las causas que permitieron la reanimación de las colonias de aves, de los pastos marinos en la Bahía de Carahatas y de la presencia de peces.

Para graficar el cambio, Marlen Triana Cabrera, especialista de la Empresa de Flora y Fauna en Villa Clara, argumenta que ahora se aprecia a los flamencos rosados en los alrededores de las casas, en la comunidad de Carahatas, mientras la pesca a cordel la realizan los lugareños desde el litoral.

Otros datos reveladores son que desde la orilla se observan más delfines, e incluso, también se han avistado con mayor frecuencia manatíes —especie que está en peligro de extinción— en la zona de Lagunato de la Bahía del Obispo, afirmó José Luis Collazo López, administrador del área protegida, que abarca a los municipios de Quemado de Güines, Corralillo y Sagua la Grande.

Luego de la afectación del ciclón Michelle, en 2001, se redujo la presencia del flamenco rosado, la más carismática de allí, pero a partir de 2004 comenzó a experimentar un aumento. Según Collazo López, en la actualidad se calculan alrededor de 12 000 ejemplares. De estos, 8 000 parejas anidan en la zona.

Tras ser declarada Área Protegida se erradicó, paulatinamente, la caza furtiva y el maltrato a las crías de las aves, de las que existen más de 30 especies; mientras que la prohibición de la pesca de arrastre con redes benefició los pastos marinos y los arrecifes coralinos.

Esta decisión de la Dirección de la Pesca estuvo encaminada, especialmente, a la protección del manatí.

Cuando se practica la captura con la técnica de arrastre, ese mamífero puede quedar atrapado en las redes de los pescadores y ahogarse.

Para los especialistas de la Empresa de Flora y Fauna de la provincia, los buenos resultados en el Área Protegida Las Picúas-Cayo Cristo se basan en el trabajo de educación ambiental.

Una muestra fehaciente de esa realidad la constituye cada año el Festival marino costero, que en esta ocasión celebra su oncena edición. En la comunidad pesquera de Carahatas, este viernes y el sábado, los niños, adolescentes y jóvenes serán los principales animadores de esta fiesta para enaltecer el cuidado de la flora y la fauna.

Fuente


Categorías

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

%d personas les gusta esto: