Posteado por: Las noticias del océano | junio 17, 2012

¿ Y por qué murieron los delfines ? (Perú)

17 de junio del 2012 (Eva Boyle Bianchi). Vivo en un departamento cerca al mar. En los meses de verano disfrutaba ver pasar grupos de delfines, porque aunque viven en mar abierto, también hay momentos en los que se aproximan a la playa, pero sin llegar a la orilla. Estos animales fuertes y ágiles, dotados de gran inteligencia, conquistan las simpatías de quien los observa entrando y saliendo del agua.

En abril, llegaron a nosotros malas noticias con diferentes números. Los medios informaban de casi 900 delfines muertos en la costa de Lambayeque y Piura otros elevaban el número a 3 000, agregando 1 200 pelícanos muertos.

Las autoridades expresaron su preocupación por las misteriosas muertes y anunciaron que el Instituto del Mar del Perú (Imarpe) investigaría el caso. En un comunicado, el Ministerio de la Producción informó que el Imarpe hizo un primer reconocimiento a lo largo de 70 kilómetros de playas desde la caleta de San José, en la región Lambayeque, aunque el panorama de muertes se extendía hasta la Reserva de Illescas, en la Región Piura.

Los pescadores culpaban a la empresa surcoreana SK Energy, que realiza exploraciones en busca de petróleo, por lo que estaba ocurriendo. En particular, la exploración petrolera habría afectado a los delfines, con las ondas sísmicas que causaron un impacto acústico al parecer fatal en los cetáceos.

El director científico del Instituto del Mar del Perú (Imarpe), Raúl Castillo Rojas, informó después que se trataba de un virus similar a la distémper canina que provoca en los animales la pérdida de sus defensas y su debilidad. Según él, especialistas del Centro de Mamíferos Marinos (MMC, por sus siglas en inglés) de los Estados Unidos aclararon la muerte masiva de los delfines en el norte peruano. Tras un minucioso estudio científico, confirmaron que el virus ‘morbillivirus’ fue la causa del deceso de los miles de cetáceos que aparecieron varados en diversas playas.

Esta noticia causó alarma y la población se preocupó ante la posibilidad de una propagación del virus a los seres humanos que toquen a los animales muertos. Además, hizo que el consumo de pescado se redujera y que tanto pescadores como comerciantes de pescado empezaran a tener problemas para su venta.

El 4 de mayo el Centro de Mamíferos Marinos (MMC) en una publicación declaraba que el informe no les había sido solicitado, no habían realizado ningún estudio y que por lo tanto, el informe no existía. El jefe de científicos Frances Guilland del MMC, se contactó con autoridades en el Perú para determinar de donde provenía esa información.

El 22 de mayo, la ministra de la Producción, Gladys Triveño, informaba que la muerte de los delfines y pelícanos no fue causada por la actividad humana, sino debido a los procesos de selección natural de la especie, y descartó que la aparición masiva de ejemplares varados en las costas peruanas se deba a la presencia de un virus o una bacteria nociva.

El día jueves 31, la Organización Científica para Conservación de Animales Acuáticos Orca Perú, publicó los resultados de su investigación en The New York Times, señalando que la causa que originó la muerte de los delfines habría sido el sonido de aparatos de rastreo marino con misión acústica. Según los investigadores, 30 de los delfines muertos analizados tenían rastros de hemorragia en el oído medio, burbujas de gas en los tejidos de todos sus órganos, así como efisema, lo que sugería que los animales murieron por enfermedad de descompresión aguda. El síndrome de descompresión o embolia gaseosa es producido por una disminución brusca de la presión atmosférica y se caracteriza por la aparición de pequeñas burbujas e inflamación a nivel subcutáneo. Orca aseguró que sus investigaciones habían sido realizadas con los protocolos internacionales correspondientes.

 Lamento la pérdida de los delfines, los pelícanos, los lobos marinos y cualquier especie que se haya visto afectada por el descuido humano o por sus intereses particulares, pero lo que más lamento son las diferentes versiones que se dan, porque entre ellas hay mentiras que han salido a la luz, pero no han sido sancionadas.

Fuente


Categorías

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

A %d blogueros les gusta esto: