Posteado por: Las noticias del océano | junio 4, 2010

ORCA : Rescatan y cuidan a mamíferos marinos en las playas del Perú

lobo_marino_Peru

Foto Jaisia Amaro

 Viernes 04 de junio del 2010 (Wilfredo Angulo). Lima – No tienen fuerza sobrehumana ni usan trajes especiales, pero los integrantes de la organización ORCA bien podrían ser calificados como verdaderos “superhéroes” de las playas del Perú, pues se dedican a rescatar a lobos marinos, delfines y ballenas en problemas.

Fundada en el 2000 por Carlos Yaipén, un joven veterinario peruano especializado en Estados Unidos, la Organización Científica para la Conservación de Animales Acuáticos (ORCA por sus siglas en inglés) nace con el afán de ayudar a todo mamífero marino que corra algún riesgo y que necesite de su apoyo.

 Instalados en su centro de operaciones en el balneario de San Bartolo, al sur de Lima, Yaipén nos cuenta que el principal motivo que lo impulsó a formar ORCA fue dejar en claro, en el extranjero, que nuestro país también tiene una cultura marina y que respeta la vida de los animales que viven en sus costas.

“Cuando voy a Estados Unidos a hacer unos internados, la imagen que tenían afuera de lo que era el Perú era como un lugar de asesinatos a los animales, un lugar donde se come delfín, donde se mata a los lobos, donde no había ningún interés por el mar. El Perú como país oceánico no tenía ningún tipo de imagen”, relata con locuacidad Yaipén, presidente de ORCA.

Es así que con unos amigos de la facultad, y cuando aún eran estudiantes, crean la organización naturalista cuyas siglas forman, casualmente, el nombre de la conocida y mal llamada “ballena asesina”. Al inicio, los jóvenes pensaron en convocar a gente involucrada en el medio marino, pero ellos los calificaron de “locos” y no los apoyaron.

“Me acerqué a esas personas y me dijeron que era una utopía, una locura rescatar a los mamíferos marinos porque la gente los mataba, y rescatar a un delfín mucho menos porque la gente se los come”, recordó.

A pesar de las primeras adversidades, Yaipén y sus colaboradores han demostrado con creces que sí era posible crear un sistema de rescate de este tipo de animales y ahora son un referente en Latinoamérica en cuanto a la labor que realizan. Incluso han recibido solicitudes de personas interesadas de Chile, Colombia, Ecuador y Argentina que han mostrado su interés de trabajar con ellos y vivir esta experiencia única.

 ¿ Cómo se rescata a un mamífero marino ?

Cualquier persona que encuentre un lobo marino bebé abandonado en una playa, un cetáceo encallado o un delfín varado o golpeado (solo por poner algunos ejemplos), puede llamar a ORCA, que cuenta con líneas telefónicas de emergencia para este tipo de casos. Luego, ellos acuden hasta el lugar para evaluar la situación del animal y ver si es factible el rescate.

Y es que algunos individuos, por la gravedad de su cuadro, pueden estar en etapa terminal y ya no es posible ayudarlos. Cuando sí son casos tratables, trasladan al animal a su local en  San Bartolo, donde puede pasar desde dos días hasta varios meses de rehabilitación y tratamiento.

Cristina Grau, la joven directora de Bienestar Animal de ORCA, nos contó que los casos más graves que le tocó atender fueron dos lobas marinas que tenían serias lesiones a causa de “interacción humana negativa”, es decir, habían sido salvajemente golpeadas por el hombre, presumiblemente pescadores que tratan de ahuyentarlas durante las faenas de pesca.

“Tere fue mi primera loba, llegó con una fractura en el cráneo y el ojo colgando por los palazos que le habían dado”, recuerda con nostalgia.

La loba se quedó en rehabilitación por un mes y medio, perdió la visión de un ojo, pero logró recuperar todas sus habilidades al 100 por ciento. Ellos le tuvieron que enseñar nuevamente a nadar, comer y pescar. Pica fue otra loba que ingresó con la aleta partida en tres partes y que tras una exitosa rehabilitación de 5 meses regresó al mar.

Los traviesos Liz y Leo

Cuando visitamos el local de ORCA tuvimos la suerte de conocer muy de cerca a dos pequeños lobos marinos de tres meses de edad que se encontraban en rehabilitación: Liz y Leo. Ellos fueron rescatados a los siete días de nacidos, pues sus respectivas madres los habían abandonado.

En un principio, los lobitos estaban temerosos por nuestra extraña presencia. No se acercaban y parecían asustados al vernos. Pero luego nos recomendaron, tanto a este redactor como a mi colega que fungía de fotógrafa, que teníamos que arrodillarnos y ponernos “a su nivel” para que no nos vieran como una amenaza.

Así lo hicimos y los lindos animales empezaron a tomar confianza e incluso terminaron trepándose en nuestro regazo. Con la curiosidad propia de su corta edad, los lobos jugueteaban con el cable del micrófono, el cual nos arrebataron varias veces usando su hocico y corriendo a gran velocidad, como niños haciendo una travesura.

Era curioso ver como sus “referentes” o sus padres sustitutos (en este caso Carlos Yaipén y Cristina Grau) hacían diferentes vocalizaciones imitando los sonidos de los lobos y estos les respondían con más aullidos, acercando sus dientes a las caras de sus cuidadores, pero sin hacerles daño.

Vimos además que ambos tenían bastante contacto físico con los jóvenes lobos y los acariciaban con unos guantes, todo esto para suplir la presencia de sus madres ausentes, según nos contó Fiorella Iturrino, supervisora del Programa de Rehabilitación de Bebés de ORCA.

Pero como todo tiene un final, a los seis meses de edad Liz y Leo serán soltados en alta mar y cortarán sus vínculos con sus “referentes ” humanos, tal como ocurre en la vida natural con sus madres. Por ello deberán ser muy bien entrenados para pescar y valerse por si mismos antes de ser dejados en el océano.

Aparte de su labor de rescate, ORCA también tiene otras líneas de acción, como la educación para difundir su mensaje para promover la conservación de estas especies en colegios, las investigaciones científicas sobre sus poblaciones, el impacto del cambio climático en su medio ambiente, etc. Incluso ofrecen la posibilidad de realizar internados a estudiantes peruanos y extranjeros que quieran vivir esta experiencia.

Entre los mensajes que buscan difundir está el rechazo a los espectáculos con mamíferos marinos. ¿Quién no ha visto en algún momento las imágenes de los delfines y ballenas saltando por los aires o nadando de espaldas con medio cuerpo afuera, aparentemente felices, en diversos acuarios del extranjero o del Per? Pues, ORCA rechaza totalmente este tipo de espectáculos y cualquier forma de cautiverio de estos animales.

“Los cetáceos que están cautivos en todas parte del mundo son extraídos a partir de capturas y grandes matanzas de poblaciones de delfines. Es engañar al público con la sonrisa del delfín, haciéndoles ver como que el delfín se siente bien, que es precioso y lindo, a partir de dominarlo y someterlo con el hambre, el encierro y drogas adictivas, porque los dosifican para tenerlos calmados con fármacos”, indicó Yaipén.

Incluso detalló que los ataques de delfines en cautiverio a humanos, a raíz del stress y los maltratos que sufren, abundan y no se documentan. Ante esta situación, algunos acuarios han llegado a cometer prácticas extremas y salvajes : les cortan los dientes a los delfines para que no muerdan.

Con el fin de evitar este tipo de casos en el país, el presidente de ORCA señaló que están trabajando junto al congresista José Urquizo la Ley de Protección y Bienestar Animal y Contra el Uso de Animales en los Circos. “Estamos promoviendo que dentro de esa ley se evite el uso de mamíferos marino en acuarios, que por último también son espectáculos circenses”, concluyó Yaipén.

Al final, tras nuestro divertido encuentro con los pequeños lobitos Liz y Leo, y luego de conocer la impecable labor que realiza la organización ORCA y sus jóvenes impulsores, nos queda la satisfacción de que en el país aún podemos encontrar ejemplos a seguir en cuanto a la conservación de nuestra biodiversidad y fauna marina.

Más datos 

Página web de ORCA : www.orca.org.pe

Teléfonos de emergencia : 410*9840 / 9891-28032

Fuente


Categorías

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

A %d blogueros les gusta esto: