Posteado por: Las noticias del océano | abril 22, 2010

La pérdida de la biodiversidad y sus consecuencias

Jueves, 22 de abril de 2010 (JAIME MAUNA Y ALEJANDRO ARBOLEDA*). Cuando la mayoría de nosotros pensamos en los peligros que acechan al mundo natural, nos imaginamos la amenaza a otras criaturas. La disminución en el número de animales tan carismáticos como los pandas, tigres, elefantes, ballenas y diversas especies de aves, han atraído la atención mundial al problema de las especies en riesgo.

La disminución en el número de animales tan carismáticos como los pandas, tigres, elefantes, ballenas y diversas especies de aves, han atraído la atención mundial al problema de las especies en riesgo.

Sin embargo, no pensamos que la desaparición de especies pone en peligro a la humanidad, al generar desequilibrios en los ecosistemas, pues cada especie de ser vivo tiene su espacio y su función en la naturaleza.

Mientras que la pérdida de especies llama nuestra atención, es la fragmentación, la degradación por contaminación y la pérdida directa de bosques, humedales, arrecifes de coral y otros ecosistemas lo que plantea la amenaza más grave a la diversidad biológica.

En nuestro país, cada día se hace más evidente este fenómeno; lo podemos ver en la pérdida de bosques debido a la ampliación de la frontera agrícola, en el fenómeno de muerte masiva de corales en el Mar Caribe y la tala de manglares para construcción de playas y aprovechamiento ilegal de la madera en la Costa Pacífica.

Nuestro departamento, es por su ubicación, disponibilidad del recurso hídrico y características del relieve, un lugar privilegiado en el planeta, que cuenta con una representación significativa de la mayoría de grupos de seres vivos que existen actualmente, y a pesar de estos privilegios, hoy en día podemos encontrar varios fenómenos de pérdida de Biodiversidad local, afectando a varios de nuestros principales ecosistemas.

Los fenómenos de cambio climático y calentamiento global también nos han afectado, aunque éste ha sido un proceso más lento, hoy podemos darnos cuenta, por nombrar sólo un ejemplo, que el accidente geográfico más visible desde Popayán, el Volcán Puracé ya no permanece nevado, pero hace sesenta años había gente que subía todos los días al cráter a bajar hielo para surtir a la ciudad y fabricar helados de paila.

Así mismo, los viejos cuentan que antiguamente Popayán era una ciudad mucho más fría, en la que había que permanecer siempre abrigado.

Además de la pérdida de especies y ecosistemas, debemos pensar que la reducción de la diversidad biológica también nos perjudica en otros aspectos. Nuestra identidad cultural está profundamente arraigada en nuestro entorno biológico.

¿ Podemos salvar los ecosistemas del mundo, y con ellos las especies que valoramos y los otros millones de especies, algunas de las cuales pueden producir los alimentos y los medicamentos del mañana ?
La respuesta reside en nuestra capacidad para llevar nuestras demandas en consonancia con la capacidad de la naturaleza para producir lo que necesitamos y absorber de forma segura lo que tiramos.

Es por esto que la Corporación Autónoma Regional del Cauca – CRC se une a la campaña que lanzó la Organización de Naciones Unidas, donde declara el 2010 como Año Internacional de la Biodiversidad, para que los caucanos nos vinculemos a esta iniciativa, nos apersonemos de la problemática y generemos estrategias que nos ayuden a preservar el planeta de hoy, evitar convertirlo en un desierto y permitir que nuestros hijos tengan la oportunidad de conocer el planeta tal como nosotros lo hicimos.

Actualmente se adelanta el proceso de construcción del Plan de Acción de Biodiversidad del Cauca; en donde aspiramos incluir las aspiraciones de todos los caucanos sobre el conocimiento, conservación y uso de nuestra Biodiversidad.

*Biólogos de la CRC

Fuente


Categorías

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

%d personas les gusta esto: